Las bacterias juegan un papel clave en los desafíos del futuro de la humanidad

0
171

El profesor de investigación del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, Víctor de Lorenzo, ha sido el protagonista de los Viernes Científicos de la UAL. En su charla ha explicado la importancia de los microrganismos para solucionar problemas como el cambio climático.

Discutir cómo se pueden abordar grandes problemas como el cambio climático o la contaminación, los cuales hay que afrontar inmediatamente, y cómo esos problemas se pueden abordar y revisitar desde la perspectiva de la biotecnología moderna, en concreto con microorganismos, ha sido el objetivo de la charla impartida en los Viernes Científicos de la UAL por Víctor de Lorenzo, profesor de investigación del Centro Nacional de Biotecnología del CISIC. “Apenas los vemos y los solemos asociarlos con cosas malas como enfermedades, pero lo cierto es que en estos momentos son los únicos aliados para poder tener un impacto sobre estos problemas”.

Los microorganismos mantienen el equilibrio de la biosfera al suponer el 70 por ciento de su biomasa. “Cuando pensamos en biomasa pensamos en plantas o animales, pero la verdad es que son los que más contribuyen a la biomasa”. Por otra parte los microorganismos tienen una capacidad catalítica enorme, “lo que quiere decir que para grandes problema el mundo microbiano tiene la dimensión adecuada y el poder enzimático adecuado para poder hacer cosas como capturar CO2 del ambiente, degradar contaminantes, etc. Hay un conjunto de problemas que requieren el uso de microorganismos para su solución”.

De Lorenzo explica que las bacterias no solo están en el medio ambiente, sino que también están en nuestro cuerpo, el microbioma, y que contribuyen a la estabilidad bioquímica y al bienestar general de las personas. “De hecho en los últimos años se ha descubierto que las bacterias que tenemos en nuestro cuerpo influyen en nuestro carácter. Muchos sentimientos y sensaciones que tenemos y atribuimos a nuestra psique, voluntad o libertad, realmente vienen determinados por señales que nos mandan las bacterias de nuestro propio cuerpo”. De Lorenzo defiende que la mayor parte de los microorganismos son beneficiosos. “Viven en la Tierra mucho antes que nosotros y seguirán aquí después de que nos hayamos ido, así que hay que llevarnos bien con ellos. Y si podemos tener con ellos algún tipo de alianza para abordar estos problemas de los que hablamos pues tanto mejor”.