Estudiantes de tres facultades celebran el Día del Libro con relatos en francés

0
351

Éxito rotundo de participación de esta nueva iniciativa al recibir un total de 110 trabajos escritos por alumnado de tres titulaciones distintas, alzándose ganador Carlos Javier Carmona, del Grado de Turismo, en medio de un muy alto nivel

En tiempo récord se ha organizado, convocado y resuelto el I Concurso de Relatos Día Internacional del Libro del Área de Francés, del Departamento de Filología de la UAL. Se quería conmemorar esta festividad tan señalada de modo especial, con el alumnado escribiendo en lengua francesa sobre el amor por la lectura y sobre el camino para fomentarla, y por ello se decidió crear una iniciativa que ha resultado ser todo un éxito. Se han presentado 110 textos de autores procedentes de tres titulaciones distintas, y además se ha efectuado la entrega de premios el mismo 23 de abril, el Día del Libro, en una Sala Bioclimática totalmente llena de público. Para redondear más todavía la satisfacción general de la organización, el nivel de los trabajos presentados ha sido tan alto como para añadir dos accésits a los tres galardones previstos inicialmente.

Ha resultado ganador Carlos Javier Carmona, del Grado de Turismo, segunda ha sido Alma Delia Rodríguez, del Doble Grado de Estudios Ingleses y Filología Hispánica, y en tercera posición ha quedado Raquel Motos, del Doble Grado de Educación Infantil y Primaria. En cuanto a los dos accésits concedidos, han recaído en Manuela Becerra y Carla María Martínez. La mesa presidencial ha contado con las tres facultades que han aportado la participación de alumnado, Ciencias Económicas y Empresariales, Educación y Humanidades, a través de las vicedecanas María José Martínez y Victoria Figueredo y del vicedecano Francisco Gil. Les han acompañado la directora del Departamento de Filología, Carmen María Bretones y la coordinadora del Área de Filología Francesa, Celia Sanz.

Bretones ha resaltado el éxito que ha tenido este evento, “que se celebra con motivo del Día Internacional del Libro, y como directora del Departamento de Filología es un honor y un placer ser partícipes de algo tan estupendo”. Ha deseado “que haya muchas más ediciones posteriores”, recalcando “la importancia del plurilingüismo, del multilingüismo, del francés, por supuesto, la importancia del relato, del relato corto, del relato breve, del relato como no solamente una forma de lectura o de escritura, sino como una forma de pensamiento”. Ha agradecido la alta participación y ha insistido en que “pensamos y estructuramos nuestra vida en relatos”, lo que hace que el relato precisamente sea “fundamental para la constitución humana y para cómo nos comunicamos en cualquiera de las situaciones de la vida cotidiana”.

María José Martínez ha destacado de este concurso su doble función de “celebrar la importancia de la lectura y reconocer el talento de nuestros estudiantes”. Yendo más lejos, ha manifestado que “la lectura es un viaje sin igual, una llave que nos abre las puertas a mundos desconocidos, culturas diversas y perspectivas infinitas”, así como que “a través de los libros podemos explorar la historia, sumergirnos en la ficción, reflexionar sobre la condición humana y adquirir conocimientos invaluables para nuestra formación personal y profesional”. Ha felicitado a los ganadores y ha pedido a los participantes “que este concurso sea un incentivo para que continuéis explorando el maravilloso mundo de la lectura”, animándolos “a seguir leyendo y aprendiendo”, porque “la lectura es una herramienta poderosa que os ayudará a alcanzar metas y sueños”.

Francisco Gil ha sido muy rotundo al sostener que “estos actos son los que distinguen a la universidad y los que hacen universidad, porque la etapa educativa universitaria es siempre algo más que la formación académica, que aquellos elementos que se estudian o que se aprenden en el aula o que forman parte del currículum”. Ha seguido esa línea al decir que “son también este tipo de actos los que abren ventanas y caminos hacia sitios que, a priori, no todos íbamos a transitar, como literatura o las humanidades, y por eso es una alegría que en una actividad de escritura haya tenido participación de facultades diferentes, porque significa que estamos haciendo universidad y que hay inquietudes más allá de lo que estáis aprendiendo y espacios de crecimiento”.

Victoria Figueredo ha felicitado al Área de Filología Francesa y al Departamento de Filología de la UAL por impulsar este tipo de iniciativas “que os da la oportunidad de expresaros a través de la escritura, de expresar vuestras emociones” dirigiéndose de manera directa a los estudiantes. Les ha agradecido su participación, haciendo referencia a que “ha sido muy numerosa”, lo cual ha supuesto “un gran trabajo del área para evaluar todos y elegir a los ganadores”. Al igual que el resto de la mesa, les ha animado a” seguir leyendo y escribiendo”. También la profesora Antonia Sánchez Villanueva, en nombre de todo el del Área de Francés,  ha alentado a los asistentes a continuar expresándose con la escritura sin importar la lengua en la que lo hagan, si bien ha realizado un alegato de lo francófono: “Es un mundo muy extenso, muy rico, que no se limita solamente al hexágono, son muchas culturas, son muchas etnias, son muchas maneras de ver y de entender el mundo, y no es querer competir con nadie, pero tampoco queremos perder ese lugar en el mundo”.

Ha puesto en valor tanto la alta participación, como el gran nivel de los trabajos presentados, como la variedad de titulaciones que cursan los participantes: “Nuestra área es muy transversal, impartimos docencia y hacemos investigación en distintas facultades, y esa transversalidad es una de las cuestiones que se ha plasmado en este concurso”. Ha insistido en que esto ha sido “solo un inicio”, con expectativas claras de reeditar esta convocatoria en sucesivos cursos para celebrar el Día Internacional del Libro con un mayor fomento de la lectura año tras año. El tema común del certamen ha sido precisamente ese, la lectura, claro nexo de unión entre todos los participantes como hábito personal, tal y como ha quedado demostrado en las intervenciones de las personas ganadoras. Cada una de ellas ha recibido un diploma, ha leído su texto y ha mostrado su agradecimiento por la organización del concurso.