La UAL dispone ya de un nuevo Consejo de Estudiantes más fuerte salido del consenso

0
427

José Ramón García lo preside, contando con dos vicepresidencias que ocupan María del Carmen Muñoz y Carina Tripiana, y está a pleno rendimiento pese a las medidas excepcionales por el COVID-19: “Estamos activos y más unidos que nunca”.

La primera y más importante encomienda que se ha puesto el Consejo de Estudiantes de la UAL es la elaboración de un Reglamento de Régimen Interno, cuya necesidad ha sido palpable durante todo el proceso de elección que culminó el pasado viernes 13 de marzo, un día antes del decreto del Estado de Alarma por parte del Gobierno de España. El resultado que se ha obtenido al final ha sido altamente satisfactorio, puesto que se ha obtenido desde la postura del entendimiento entre los miembros de las dos candidaturas iniciales y la llegada al consenso entre ellos, lo que invita al optimismo. José Ramón García Túñez, estudiante de tercero del Grado en Derecho, encabeza este equipo de trabajo en el que estarán presentes todos los centros de la UAL. El presidente cuenta con las vicepresidencias ocupadas por otras dos candidatas, la de Asuntos Sociales, de María del Carmen Muñoz Albacete, en tercero de Educación Social, y la de Comunicación y Extensión Universitaria, de Carina Tripiana García, en tercero de Humanidades.

Todos cuentan con experiencia en representación estudiantil. García Túñez ha sido delegado de su clase dos cursos, miembro de la Junta de Facultad de Derecho y del Consejo de Departamento de Derecho actualmente, y secretario de la Delegación de Derecho, más miembro del Claustro y de la Mesa del Claustro, como también Muñoz Albacete, que además forma parte de la Junta de Facultad de Educación. Tripiana García es la delegada de Humanidades, está la Junta de Facultad y en los dos Consejos de Departamento de Humanidades y es miembro del Claustro. En el consejo de dirección del CEUAL también están Alejo Martín como secretario, Miriam Carrillo en la función de vicesecretaria, José Eduardo Rodríguez en el puesto de tesorero y Álvaro Hernández en las labores de vicetesorero. Además, está formado por un pleno, integrado por 32 miembros de toda la Universidad de Almería.

El presidente ha expresado su ilusión ante el reto que se avecina, en su caso con una componente vocacional: “La representación estudiantil es algo que engancha, desde que entré en la UAL, soy representante; la motivación siempre es igual, ganas de ayudar a los compañeros en la resolución de sus problemas, interés en mejorar, en la medida de lo posible, la Universidad de Almería, así como, sobre todo, vivir la experiencia universitaria al máximo, hacer que la universidad pase por ti y no tú por la universidad”. A su juicio, “la renovación del CEUAL era muy necesaria, después de estar un año sin una dirección, por lo que necesitábamos urgentemente un Consejo renovado y a la vez unido y dispuesto a trabajar”, ha manifestado para después precisar que “el CEUAL es el órgano de representación de todos los estudiantes de la UAL, lo que lo convierte, sin duda, en eje central de la representación estudiantil, sin por supuesto quitarle la gran importancia que tienen a las Delegaciones de Centro, órganos de representación más cercanos”.

Por lo tanto, “gracias al CEUAL existe ese nexo de unión necesario para el contacto entre las 8 Delegaciones y mantener líneas de trabajo común, además de que ya estamos en un permanente contacto con el resto de los Consejos de Estudiantes andaluces y de toda España, sin olvidar que también es importante tener contacto con las distintas administraciones públicas”. La unión es el camino, por lo que apuesta por la “colaboración con el Vicerrectorado de Estudiantes, Igualdad e Inclusión, el rector y las diferentes autoridades académicas de la Universidad de Almería”. En cuanto a objetivos, “establecer relaciones con las Delegaciones y saber sus problemas de primera mano, además de contar con ellas para los grandes proyectos, retos transversales, como es una concienciación en materia de diversidad, igualdad e inclusión para poder lograr una UAL cien por cien inclusiva, y, sobre todo elaborar un Reglamento de Régimen Interno, posteriormente realizar propuestas para la modificación del Reglamento de Evaluación del Alumnado, así como elaborar, junto al Vicerrectorado, el Estatuto del Estudiante de la UAL, y trabajar sin descanso para conseguir más recursos para becas, mejorar las ya existentes y crear otras nuevas”.

María del Carmen Muñoz ha remarcado que “es el órgano más importante, ya que se compone de cuatro representantes de cada delegación y cada facultad, y así facilita la comunicación entre el estudiantado, se trasladan y solventan las problemáticas generales y casuísticas en beneficio de todos y todas, entre otras competencias”. Este Consejo de Estudiantes, sin más, “lucha por los intereses comunes de los universitarios y las universitarias para adquirir formación de calidad y salvaguardar la integridad de todo el estudiantado”. En su caso, se presentó para prestar “apoyo” al alumnado y “sin duda, las ganas por hacer de la UAL una universidad mejor para las futuras generaciones”.

Para Muñoz, es destacable las ganas de entenderse para confeccionar con la mayor fuerza posible este CEUAL: “Nos tuvimos que reunir durante un par de horas y se llegó a un acuerdo, porque efectivamente el motivo por el que todos estábamos allí reunidos pudo más que las diferencias entre nosotros, comprendiendo que todas esas discrepancias nos hacían ser un equipo más crítico e inconformista”. De hecho, define el equipo de trabajo “exactamente como un equipo”, añadiendo que “entre unos y otros nos ayudamos y apoyamos, tenemos habilidades diferentes y quiénes son más veteranos en unos aspectos ayudan a quienes son primerizos, todas las ideas son escuchadas, debatidas y consensuadas”.