La comunidad universitaria recibe formación sobre igualdad y no violencia

0
151

Inaugurada la II Red Ciudadana de voluntariado para la detección y apoyo de la violencia de género en la Universidad de Almería cuyo objetivo es la implantación de una cultura de igualdad y no violencia. La conferencia inaugural ha corrido a cargo de María Rosal, directora de la Unidad de Igualdad de la Universidad de Córdoba.

Sensibilizar a la comunidad universitaria acerca de la violencia de género contribuyendo al conocimiento de los recursos disponibles, actualizando el grupo de voluntariado y dando continuidad a la formación ya realizada anteriormente, es uno de los objetivos principales de la II Red Ciudadana de voluntariado para la detección y apoyo de la violencia de género en la Universidad de Almería, inaugurada este martes, 3 de mayo y que se prolongará hasta el día 13.

Estas jornadas estánimpulsadas por el Instituto Andaluz de la Mujer para las Universidades públicas de Andalucía, en el marco de los programas y subvenciones para la promoción de la igualdad de género, y organizada por la Unidad de Igualdad de Género de la Universidad de Almería. Se trata de una formación específica sobre la implantación de una cultura de igualdad y no violencia destinada a todos los sectores de la comunidad universitaria: estudiantes, profesorado, y personal de administración y servicios.

Eva Díez, directora de la Unidad de Igualdad de Género de la UAL, ha explicado que “la sesión de inauguración se lleva a cabo con el desarrollo de una conferencia impartida por la profesora Rosa Nadal. Los cursos se desarrollan por la mañana para los estudiantes, y por la tarde para el personal docente e investigador y para el personal de administración y servicios. Comienzan hoy y terminan el 13 de mayo con una conferencia de clausura que impartirá la profesora Carmen Vives de la Universidad de Alicante, con un tema muy interesante como es la violencia de género vinculada a la salud pública”.

Hay más de 110 estudiantes inscritos en estos talleres destinados también al resto de la comunidad universitaria. “Desde la Unidad de Igualdad hemos organizado con mucha ilusión y esfuerzo estas jornadas, que cuentan con una subvención del Instituto Andaluz de la Mujer. Nuestro objetivo como Universidad es ofrecer formación en materia de igualdad y de la lucha contra la violencia de género y creo que van a ser unas jornadas que generarán debate y reflexiones interesantes, sobre todo, de cara a la formación del estudiante, que para nosotros son lo más importante”, ha concluido Eva Díez. 

Para María Monteagud, asesora de programa del Instituto Andaluz de la Mujer, “la Red Ciudadana es una iniciativa maravillosa donde los alumnos y las alumnas van a aprender y se van a formar en esos indicios de violencia de género. Y cuantas más personas estén sensibilizadas y sepan reconocer esos primeros indicios habrá más voces que se alcen, porque no cabe duda de que nos queda mucho por avanzar y estas iniciativas hacen que toda la población se sensibilice”. También se ha referido a la importancia de sensibilizar a los jóvenes en estos temas y ha recordado que el Instituto Andaluz de la Mujer ofrece un servicio de atención a víctimas de violencia de género menores de edad.

La conferenciante inaugural, María Rosal, directora general de Igualdad en la Universidad de Córdoba y directora de la Cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor Guzmán, ha hablado de esta cátedra sobre prevención de la violencia. Una labor que cuenta con el premio Menina del Ministerio de Igualdad en 2019.. cas para prevenir  o y la vez nosotros desde la Universidad difundirlos.os trabajos y las actuaciones que en los colegios y  “Esta labor de concienciación es imprescindible porque todavía, a pesar de todo el esfuerzo que se está haciendo por muchísimas instituciones y asociaciones con las que trabajamos, creo que no se percibe de una manera clara que la violencia contra las mujeres está ahí y que está ahí también la violencia contra sus hijos y sus hijas: la violencia vicaria”.

Una de las labores que realizan en el marco de esta cátedra es impartir talleres y conferencia en los institutos de enseñanza Secundaria “con los que nos paramos a reflexionar sobre la prevención de la violencia desde edades muy tempranas con el fin de que que sean capaces de identificar, por ejemplo, esa violencia en los mitos de la mujer en el amor romántico, en las relaciones tempranas que establecen en las redes sociales, esas relaciones de control en las primeras parejas (cuando les piden sus parejas, por ejemplo, las claves de Facebook, etc. ) o subir a las redes imágenes personales que pueden ser comprometidas y estar sujetas al chantaje. Todos esos temas los estamos trabajando en los institutos de la provincia de Córdoba”.

Tras ocho años realizando este tipo de actuaciones, María Rosal se declara optimista y realista. “Soy optimista porque entiendo que estamos haciendo una labor muy intensa, que está llegando muy bien a los centros. Y digo que soy realista porque todavía nos encontramos con chicos y con chicas que no identifican esas actuaciones como situaciones de violencia. Pero cuando hablamos y levantan la mano empiezan a decir ‘es que yo no lo sabía’, ‘es que yo no pensé que esto era así’, ‘¿pero esto es violencia? Si esto es lo normal que hago y con mis amigos, con mis amigas’. Todo ese debate está generando conocimiento. También creo que es muy importante contar con el apoyo del profesorado”.

Estas jornadas de la Red Ciudadana de voluntariado para la detección y apoyo de la violencia de género en la Universidad de Almería tienen otros objetivos, entre ellos, dotar de estrategias de empoderamiento a la población universitaria en general y a las víctimas de violencia de género en particular, contribuyendo a crear una comunidad universitaria activa, reflexiva y responsable ante este problema social; fomentar la implicación y la colaboración voluntaria de la comunidad universitaria en la lucha contra esta lacra; formar a futuras y futuros profesionales en la detección y prevención de relaciones tóxicas y/o abusivas evitando así actuaciones profesionales no deseadas como es la victimización secundaria y, por último, posibilitar la detección de posibles casos de victimización y derivar convenientemente a las afectadas a los recursos existentes.