El sector agroalimentario respalda la guía de responsabilidad social empresarial de tres investigadores de la UAL

0
421

Casi medio centenar de personas, la mayoría representantes del sector primario, acuden a la presentación del libro ‘Hacia el desarrollo sostenible del sector agroalimentario. Orientación a las prácticas de responsabilidad social e implicaciones en el desempeño empresarial’.

En un acto que duró dos horas y arropados por casi medio centenar de personas, en su mayoría representantes del sector agroalimentario, los autores del libro ‘Hacia el desarrollo sostenible del sector agroalimentario. Orientación a las prácticas de responsabilidad social e implicaciones en el desempeño empresarial’ presentaron en público esta obra que pretende convertirse en una guía para aquellas empresas del sector que se propongan integrar la responsabilidad social empresarial (RSE) en su gestión y operaciones.

El acto comenzó este lunes a las 18:30 horas en el salón de actos de Las Mariposas (Cajamar) y a él también asistieron miembros pertenecientes a organizaciones empresariales, como Asempal, y destacados investigadores de la UAL en el ámbito agroalimentario, como los doctores Emilio Galdeano o Juan Carlos Pérez Mesa.

La primera intervención fue la del profesor de la UAL Jerónimo de Burgos, responsable de la colección Derecho, economía y empresa de la Editorial de la Universidad de Almería. En ella, presentó a los autores, y destacó la importancia de una publicación como esta para el ámbito académico y también para el ámbito empresarial relacionado con el sector agroalimentario.

Seguidamente intervinieron los autores del libro, todos ellos investigadores doctores de la Universidad de Almería. Antonio Martos hizo una descripción general del objeto del libro, su alcance y sus pretensiones de transferencia de conocimiento; David Jiménez abordó la parte metodológica de la investigación, destacando las publicaciones alcanzadas en revistas de gran impacto académico. Y, por último, Francisco Cortés destacó los aspectos gerenciales.

La  presentación cerró con la intervención del consejero Delegado de Coexphal, Juan Colomina, quien destacó la relevancia de la publicación y su enorme utilidad como referente para el sector en términos de responsabilidad social empresarial. Además, felicitó a los autores por su redacción y contenido de gran interés, y advirtió que el sector viene trabajando en responsabilidad social desde siempre, si bien desde años esto se hace de forma más explícita para atender los requerimientos regulatorios. “Se trata de una publicación muy útil para el sector y que, sin duda, se va a convertir en el manual de COEXPHAL en Responsabilidad Social Empresarial (RSE)”. Colomina fue tan explícito en sus elogios a los autores como crítico con el tema en sí. “La sostenibilidad corre el peligro de convertirse en algo impuesto sin legislar, que reforzará los monopolios, incrementará la burocratización, aumentará los costes y, por tanto, el precio final al consumidor”.

Tras la intervención de Juan Colomina, el moderador, Jerónimo de Burgos, abrió el turno de preguntas entre el público. Hubo tres intervenciones relacionadas con la temática que se estaba abordando en la presentación. Algunas de las intervenciones, procedentes de miembros del sector agroalimentario, se centraron en la relación positiva existente entre el desempeño económico-financiero de una empresa y su desempeño socio-ambiental.

El libro recoge los resultados de un estudio empírico basado en los datos recabados, a partir de una muestra de 107 empresas comercializadoras del sector agroalimentario almeriense que contestaron a un cuestionario contrastado y revisado por un panel de expertos.

Los resultados de dicho estudio evidencian el impacto positivo de la RSE sobre el rendimiento financiero de las empresas en términos de ventas, cuota de mercado, rentabilidad y productividad, y sobre determinados activos intangibles decisivos para su supervivencia y desarrollo a largo plazo tales como la capacidad de innovación, la imagen y reputación y el nivel de satisfacción de clientes, empleados y agricultores.

Los autores defienden que aplicar la RSE y el desarrollo sostenible beneficia a la reputación y legitimidad de las empresas, al desenvolverse en mercados cada vez más informados y exigentes, en los que el consumidor demanda información no sólo sobre las características y cualidades del producto, sino también sobre su origen, su proceso de producción, sus consecuencias medioambientales, así como el impacto social de la cadena de producción. Además, con su aplicación, el sector se adapta a  las nuevas reglamentaciones y/o recomendaciones de las instituciones públicas.