La exposición ‘Cristales: un mundo por descubrir’ revela el papel de estos sólidos en importantes logros científicos

0
587

Esta muestra se puede visitar, hasta el 15 de mayo en la Sala Bioclimática del Edificio A. Muestra cómo la Cristalografía ha permitido la mejora de la calidad de vida de millones de personas gracias a sus avances en  farmacología, alimentación, biología o electrónica. La UAL también acogerá el próximo sábado, 7 de mayo, la final provincial del Concurso de Cristalización en la Escuela.

El decano de la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Almería, Enrique de Amo Artero, acompañado del director de la OTRI, Fernando Diánez, ha inaugurado este martes, 3 de mayo, la exposición ‘Cristales: un mundo por descubrir’ que permanecerá hasta el próximo 15 de mayo en la Sala Bioclimática del Edificio A. Una iniciativa de varios profesores del CSIC, encabezados por el profesor Juan Manuel García-Ruiz y la investigadora, Ana Cano, y en colaboración con la Fundación Descubre para celebrar el Año Internacional de la Cristalografía, 2014. La muestra busca reducir el desconocimiento existente sobre la Cristalografía, ciencia que ha permitido la mejora de la calidad gracias a sus avances en campos como la farmacología, la alimentación, la biología, la electrónica, con la creación de materiales sintéticos o de energías verdes, entre otros. Prueba de esa preponderancia son los 28 premios Nobel con que han sido galardonados científicos dedicados al avance de la cristalografía.

El decano de la UAL, Enrique de Amo Artero, ha indicado que “la cristalografía está presente en muchos aspectos de nuestra vida diaria, pero sin embargo la mayoría de la gente desconoce qué es lo que esta disciplina ha aportado a lo largo de este siglo de vida que se celebra y cómo ha contribuido a hacer nuestras vidas mejores”. Por eso, es necesario conocer esta ciencia a través de iniciativas como esta muestra en la que se explica que “la cristalografía es una ciencia multidisciplinar que implica a las matemáticas, física, química, biología y geología. Pero también ha mantenido una estrecha relación con otras ramas de la ciencia, por ejemplo la informática”, ha señalado la investigadora, Ana Cano. Además, ha explicado que los cristales juegan un papel fundamental en numerosos descubrimientos como los rayos X, o en los dispositivos electrónicos que utilizamos a diario como los teléfonos móviles.

La exposición está compuesta por varios elementos interactivos y 23 paneles colocados sobre figuras geométricas que sirven de soporte. Es una gran oportunidad para que el público no especializado se introduzca en los fascinantes secretos de los cristales y conozca cómo han transformado el conocimiento e influido en nuestra vida cotidiana. Dada la múltiple y diversa influencia de los cristales –la científica pero también la artística y la antropológica- los organizadores han querido convertir la exposición en una apuesta estética y conceptual distinta y rompedora. Aunque la ciencia es el centro de la exposición, no han querido olvidar el magnetismo que los cristales han ejercido y ejercen sobre la humanidad ni las derivaciones creativas o mágicas inspiradas en el deslumbramiento inicial de hace millones de años.

Con motivo de esta exposición el próximo sábado, 7 de mayo, la Sala Bioclimática de la UAL será sede de la final provincial del ‘Concurso de Cristalización en la Escuela’ que desde el año 2009 organiza el Laboratorio de Estudios Cristalográficos del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-Universidad de Granada) como forma original y novedosa de llevar la cristalografía a las aulas de las escuelas e institutos de enseñanza media y fomentar vocaciones científicas. En él participarán 10 grupos de alumnos de los institutos Mar Mediterráneo, Valle del Andarax, Juan Goytisolo, y de los colegios Compañía de María, Stella Maris y Amor de Dios.

La muestra ‘Cristales: un mundo por descubrir’ ha sido organizada y patrocinada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Descubre. También cuenta con el patrocinio de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología y Triana Science & Technology.