Más control de los flujos migratorios irregulares para evitar movimientos extremistas

0
1529

Es una de las principales conclusiones a las que han llegado los expertos participantes en el Curso de Verano ‘El impacto de los flujos migratorios irregulares en la política de seguridad nacional’ impartido en Roquetas de Mar que visitó ayer la Base militar ‘Álvarez de Sotomayor’.

Balance más que positivo el que ha realizado Javier Soriano, codirector del Curso de Verano ‘El impacto de los flujos migratorios irregulares en la política de seguridad nacional’, impartido estos días en el Castillo de Santa Ana, en Roquetas de Mar. Una de las principales ideas que se han puesto estos días sobre la mesa es “que el inmigrante irregular es una víctima, ya sea de las desigualdades y/o los conflictos, pero que estos flujos migratorios irregulares masivos sin un adecuado control pueden generar y acentuar problemas en nuestra sociedad del bienestar (mayores desigualdades, surgimiento de movimientos extremistas en la propia sociedad receptora, creación de guetos, etc….)”. Este problema ha sido objetivo de un análisis multidisciplinar por parte de “expertos procedentes de distintos organismos e instituciones, cuya información permitiera al alumno ampliar sus conocimientos sobre este tema y formarse su propio criterio, huyendo de demagogias”.

Javier Soriano ha destacado y mostrado su satisfacción por el éxito de este Curso de Verano, “el primer objetivo a alcanzar era conseguir que el curso fuera de interés, objetivo que consideramos alcanzado ya que las plazas que se convocaron se han cubierto al 100%. El segundo objetivo era captar y mantener la atención del alumno durante los tres días de programa, ya que hay que recordar que estamos en julio, que en Almería hace calor y que muchos de los alumnos al no residir en Roquetas, tenían problemas logísticos (de desplazamiento y manutención), objetivo también alcanzado a juzgar por lo manifestado por los propios alumnos en la encuesta que han cumplimentado al terminar el curso. Y tercer objetivo era el conseguir abrir el curso a alumnos de distintos ámbitos sociales, no solo de la universidad, objetivo cumplido viendo la procedencia de los alumnos (de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de las Fuerzas Armadas, de profesiones liberales, algunos funcionarios de la administración local y por supuesto, como es natural, estudiantes de la UAL)”.

Los participantes han manifestado su alto grado de satisfacción y su interés por este tipo de cursos en el que entre los ponentes intervienen algunos procedentes de las Fuerzas Armadas, “que dan una visión que no es habitual en las actividades que se desarrollan en el ámbito académico universitario almeriense”.

Esta actividad, dirigida también por el profesor de la Facultad de Derecho de la UAL, Blas Fuentes Mañas, se ha planteado como un curso teórico práctico. Concluyó en la jornada de ayer, miércoles 6 de julio, con la visita a la Base Militar de Viator, donde el Coronel Jefe del Tercio 3º de La Legión impartió la ponencia “Las Fuerzas Armadas en el apoyo a las Autoridades Civiles. El papel de las FA,s frente a la inmigración irregular” para a continuación ver una exposición de material militar de dotación en el Tercio, “desplegado en el patio de armas de la Base,  que es susceptible de ser empleado a solicitud de la Autoridad Civil en apoyo a operaciones frente a flujos migratorios irregulares, como por ejemplo podría ser la instalación de un campo de refugiados”, ha informado Javier Soriano. También pudieron visitar el museo de La Legión donde, entre otras cosas, los alumnos pudieron seguir a través de los objetos depositados en las diferentes salas, la participación de las distintas unidades en las misiones de mantenimiento de paz en las que ha intervenido, y en las que ha llevado a cabo un apoyo directo a refugiados y desplazados.

Con la clausura del curso, entrega de diplomas y vino español se dio por concluida la jornada y el curso en sí. El acto estuvo presidido por el Coronel Jefe del Tercio 3º y Jefe accidental de la Brigada de La Legión.