La UAL prepara al sector público para los nuevos retos del Derecho Administrativo

0
524

El XI Simposio de Actualización en Derecho Administrativo, dedicado a Economía digital, Empleo público y nueva Ley de Contratos del Sector Público, recibe los elogios de ponentes y participantes por su alto nivel.

El XI Simposio de Actualización en Derecho Administrativo, celebrado durante tres días, ha dado cabida a todas las opciones que presenta el nuevo panorama de cambios que se avecinan en la contratación pública, dejando muy claro la avidez de conocimientos de los órganos contratantes de la provincia. A la inquietud ha dado respuesta la UAL, cuya gerente, Carmen Caba, directora del comité organizador, ha explicado el contexto de su realización: “Nos encontramos ante un año de grandes cambios en la administración, de grandes retos como la nueva Ley de Contratación Pública o la administración electrónica, con el expediente electrónico o la sede electrónica por ejemplo”. Ante esto existe una “preocupación por los cambios que vienen y cómo se van a llevar a cabo”, lo que ha generado una demanda en el sector público almeriense que ha cubierto la UAL”.

De hecho, el XI Simposio de Actualización en Derecho Administrativo, ‘Economía digital, Empleo público y la nueva Ley de Contratos del Sector Público’, ha cosechado una respuesta extraordinaria: “Las jornadas han sido brillantes no solo por los ponentes, sino también por la gente que ha venido a recibir esa formación, ya que se han intercambiado muchas ideas muy importantes en este foro, y creo que sabemos un poquito más aunque nos queda mucho más por llegar a saber”.

La capacidad de convocatoria de la Universidad de Almería ha quedado demostrada también en una última jornada gracias a la presencia de ponentes de relevancia. La ha abierto María José Santiago, presidenta de Tribunal de Recursos Contractuales de Andalucía, satisfecha de las ganas mostradas por los asistentes. Santiago ha asegurado que “los tribunales son una inversión y no un gasto en la medida en que el ahorro económico que supone para las administración su existencia está siendo tremendo, no solamente por el numero de contenciosos administrativos, que se está extinguiendo ese ámbito, sino la depuración de las malas prácticas en materia de contratación, que supone una ruptura con todas las corruptelas y 120.000 millones de euros de ahorro en ámbito europeo”.

Le ha seguido la ponencia de Emilio Duró, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Barcelona, hablando de ‘Optimismo e ilusión en la nueva era digital’: “El concepto optimismo no es reír, no es lo que una persona alegre, sino más bien aquel tipo de gente que ante un problema se plantea qué puede hacer y no quién ha sido”. Enérgico en su puesta en escena, Duró ha mantenido un tono animado exponiendo varias claves: “Si vemos un poco la evolución del mundo, vamos a un mundo en cambio, donde el pasado, por suerte o por desgracia, sirve para poco, se puede aprender algo, pero no siempre predice el futuro, así que la gente que va a tener posibilidades de triunfar en la vida va a ser aquel que ante cualquier situación sepa qué puede hacer, optimismo como capacidad de enfocar el presente”.

Por último, Antonio López, presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, ha mostrado una gran satisfacción por el planteamiento de las jornadas: “Ha sido muy interesante porque primero se ha visto un panorama muy amplio de toda la problemática que genera la nueva Ley de Contratos, pero además se ha hablado de otros temas como los retos digitales, la administración electrónica; el tema de contratación me ha parecido que se ha recogido muy acertadamente, la calidad de los ponentes, la asistencia y la participación de la gente también muy interesante… ha sido un acierto su formato y su planificación”. Fernández ha cerrado con una intervención en la que ha explicado “cuáles son las principales conclusiones y recomendaciones que han hecho los órganos de control externo autonómicos, con base a una serie de informes de los últimos años, todo para mejorar la contratación pública”.