Los alumnos de Enfermería salen de la UAL bien preparados para actuar en catástrofes

0
1048

Comportamiento muy profesional de los estudiantes de cuarto curso del Grado de Enfermería durante un espectacular ejercicio práctico sobre un accidente y un incendio con múltiples víctimas, encuadrado en los actos del 25 Aniversario y que ha servido para que la Universidad de Almería reconozca la labor de las instituciones y empresas participantes.

Varias explosiones primero y sirenas de emergencias después han dejado su eco entre los edificios de la Universidad de Almería, con su origen en las inmediaciones del edificio de Ciencias de la Salud, en una mañana de acción para los alumnos de Enfermería que están a punto de graduarse. Han tenido que poner en práctica todo lo aprendido durante cuatro años de formación en la UAL, y lo han hecho muy bien a juicio de los tutores clínicos a los que cada uno ha sido asignado y que los han acompañado durante la práctica. Dada la envergadura y la expectación que despierta, se ha incluido como actividad del 25 aniversario de la Universidad de Almería, y siguiéndola con detalle ha estado el rector Carmelo Rodríguez: “Cada vez es más frecuente que se presenten emergencias, lo cual hace necesario que diferentes instituciones o agencias de distintos ámbitos trabajen juntas, por lo que es de máxima prioridad que estén sincronizadas para dar respuesta; cooperación y voluntad de que todo salga bien son esenciales”.

Es por ello que al término del ejercicio se ha llevado a cabo un reconocimiento a todos los servicios de emergencias, instituciones, empresas y personas que han participado en el mismo: “Desde la UAL se valoran estas capacidades que tratamos de inculcar a nuestros egresados, y no dudo en decir que sois ejemplo de sacrificio, valor y dedicación, porque también ponéis en riesgo vuestras propias vidas para salvar las de otras personas”. Por su implicación en la formación de los futuros profesionales, se ha reconocido a Policía Nacional, Policía Local y Bomberos de Almería, Guardia Civil, Brigada Rey Alfonso XIII de la Legión, Protección Civil de la Diputación de Almería, Cruz Roja Española, Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Almería, Empresa Pública de Emergencias Sanitarias – 061, servicio de Emergencias 112 Andalucía en Almería, Ambulancias SSG – Almería, IES Alhadra, Desguaces David y Tanatorio del Sur, así como a Laura Antequera y José Miguel Garrido, motores de la actividad.

“Han aplicado los conocimientos y las prácticas que han hecho en laboratorio en una situación casi real”, según ha explicado Gabriel Aguilera, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, organizadora junto a su Departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina. Por parte de la UAL también ha colaborado la Oficina para el 25 Aniversario, el Secretariado de Prevención de Riesgos Laborales y la Dirección General de infraestructuras. Lo realizado ha sido la segunda edición del ejercicio práctico llamado ‘Iniciación de Enfermería en organización, gestión y atención en catástrofes y accidentes de múltiples víctimas’ y su desarrollo ha sido espectacular el decano ha reconocido estar “muy contento con la actuación de los alumnos, que han respondido bien tras ponerlos en una situación muy estresante que deben soportar para poder solventarla”.

Más detalles sobre las acciones desempeñadas por los estudiantes ha facilitado el profesor José Manuel Hernández, coordinador de la asignatura dentro de la que se ha enmarcado el ejercicio: “Es el prácticum final de carrera, que se supone que es el de más complejidad dentro del Grado de Enfermería, en el que tienen que poner en práctica todas las habilidades y competencias que han adquirido en la Universidad de Almería, el triage de víctimas en ámbito extrahospitalario, la valoración clínica del paciente en situación de deterioro agudo, el cuidado el paciente crítico en el ámbito extrahospitalario, la coordinación con otros profesionales, la canalización de vías periféricas… un montón de procedimientos de enfermería”. En total ha sido 130 los alumnos que han participado, 50 de ellos caracterizados como víctimas y los demás actuando en su atención”.

Para Hernández, la prueba no sirve como evaluación académica, sino como aprendizaje durante una situación límite: “Ese era uno de los objetivos, ya que el control de los nervios es un factor determinante en una emergencia, y no se puede decir que por que llevemos tiempo trabajando ya no te pongas nervioso; esta gente se va a graduar en unos meses y serán los profesionales que nos van a atender en caso de que suceda algo así, y aquí se ponen en el papel”. Los tutores clínicos les han dado indicaciones a título de “valoración final, qué pueden mejorar, qué han hecho bien”, y el profesor espera “una memoria explicativa de cada uno, un ejercicio reflexivo, sobre lo que han hecho y han experimentado”. Hernández ha querido destacar la colaboración de “grandes profesionales como son Laura Antequera y José Miguel Garrido, que han hecho el ‘trabajo sucio’ para que todo salga tan bien en algo tan complicado de organizar”.