Manuel García Velarde, nuevo Doctor Honoris Causa de la UAL

0
191

El físico almeriense ha recibido el más alto grado académico de la Universidad de Almería para reconocer los méritos extraordinarios relacionados con la creación, transferencia y divulgación de conocimientos que ha acreditado en su especialidad.

El Claustro de Honor de la Universidad de Almería cuenta desde este viernes, 27 de septiembre, con un nuevo miembro: el físico almeriense Manuel García Velarde. En un acto celebrado en el Paraninfo del campus almeriense y con el apadrinamiento de Antonio Fernández Barbero, director de la Escuela Internacional de Doctorado de la UAL, Velarde ha sido investido con el más alto grado académico de la universidad de su tierra natal. Entre otros reconocimientos cuenta con la medalla de la Real Sociedad Española de Física, o la medalla Blaise Pascal de Física de 2015 de la Academia Europea de Ciencias.

“Hace 61 años que salí de Almería pensando que sería sin retorno salvo visitas esporádicas, como hasta ahora ha sido, pero a mis casi 80 años puede que esto cambie. ¿Por qué estoy hoy aquí? Es gracias al rector y al Claustro del UAL y al profesor Antonio Fernández Barbero, porque piensan que puedo hacer algo positivo para la UAL y la ciudad en la que he nacido”, ha afirmado en su discurso de investidura García Velarde, en el que ha ido relatando sus vivencias a lo largo de los años teniendo un especial protagonismo Almería.

El rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, ha destacado que “contar con el doctor García Velarde significa disponer de un embajador de los objetivos y valores que promueve la Universidad de Almería. Y un acto como el de hoy, no solo enriquece a nuestra comunidad universitaria, sino también a nuestro entorno inmediato social y cultural. Necesitamos de ejemplos como el suyo que nos inspire y motive”. El rector se ha referido a él como “un científico almeriense de gran reconocimiento mundial que encumbra a la Universidad de Almería y a nuestra provincia a lo más alto del panorama científico internacional”.

El profesor García Velarde ha trabajado en la gran tradición de la física y enriqueciendo con su estudio y trabajo diferentes vertientes de conocimiento, como son los fluidos y la dinámica no-lineal, reconociéndosele importantes contribuciones en el ámbito de la materia condensada, la electrónica, la neurodinámica y la robótica.

También ha proporcionado predicciones científicas muy significativas y modelos teóricos verificados experimentalmente en el campo de las inestabilidades convectivas, en fenómenos interfaciales, mojado de líquidos, ondas internas y superficiales, con gran repercusión en el entendimiento de fenómenos que se manifiestan en la atmósfera, los mares y los océanos.

Entre sus méritos el rector, Carmelo Rodríguez, ha destacado “la invención de un transistor electrónico de efecto de campo basado en el concepto de soliton en pares electrón-hueco, sin la necesidad de utilizar el silicio y con una disipación energética muy reducida.” Así como el “modelado de sistemas biológicos, con una propuesta que explica la respiración aeróbica-anaeróbica de las bacterias”. También se ha referido el rector a la teoría de transporte de electrones en modelos de ADN y su modelo de cerebro y GPS dinámico, implementado en robótica por un equipo de ingeniería.

Al margen de sus innumerables méritos, Rodríguez Torreblanca ha explicado que la incorporación de García Velarde al Claustro de Doctores también responde a su labor de explorar, generar y transferir conocimiento a nuestro entorno.

García Velarde estudió en la Universidad Complutense de Madrid, más tarde se desplazó a Bélgica y después a Estados Unidos, bajo la tutela del Premio Nobel de Química Ilya Prigogine, pieza clave en el desarrollo de la termodinámica del no-equilibrio. Regresó años después a España para el desarrollo del departamento de Física de la Universidad Autónoma de Madrid, y posteriormente fue catedrático en la Universidad Nacional de Educación a Distancia donde ha creado una escuela de formación de doctores y realiza una extraordinaria labor de divulgación científica. En la actualidad está trabajando en la Universidad Complutense, para desarrollar su mayor parte de producción científica en el Centro de Investigación Pluridisciplinar del que fue cofundador.