La UAL reflexiona sobre el modo de vivir la religión y la religiosidad en su proceso actual de “revitalización”

0
139

Enmarcada en el proyecto de investigación MUSTIC, que busca arrojar luz sobre lo que hay detrás de los jóvenes que se radicalizan, se ofrece una charla del historiador especializado Óscar Fábrega: “Las religiones tienen mucho que ver con causas emocionales y reivindicativas, son la manifestación del contexto y ayudan a canalizar ese tipo de protestas”.

La Sala de Grados del Edificio C Humanidades II ha albergado un cruce entre “el nuevo renacimiento de las religiones y los fundamentalismos” con un repaso histórico y una comparativa actual de las manifestaciones que se producen tanto en occidente como en el mundo en desarrollo. Ha sido pronunciada por el historiador especializado Óscar Fábrega con el título de ‘Religiones 2.0. Revitalización cultural, canalización de la protesta y retos educativos’. El contexto en el que se ha llevado a cabo esta ponencia es el del proyecto de investigación MUSTIC, que es “acrónimo de Musulmanes Jóvenes y Radicales, de las TIC a las Mezquitas”, tal y como ha especificado la profesora Alexandra Ainz, del Área de Sociología de la UAL: “Buscamos una reflexión sobre el modo de vivir la religión y la religiosidad en la actualidad”.

Ha precisado algo muy importante, como que los fundamentalismos son albergados por cualquier tipo de religión”, y de ahí que se haya ofrecido un enfoque muy general en la charla, si bien ese proyecto concreto se centra en el islam. Pretende dar respuesta a lo que hay detrás, “ver por qué los jóvenes se radicalizan, jóvenes muchos de ellos criados en occidente, en familias que son ateas, laicas o agnósticas, incluso católicas, pero que dan ese salto, se convierten al islam y lo adoptan de la forma mas fundamentalista posible”. La religión en general “se presenta como una alternativa en la que se encuentra sentido a la existencia, agarrarse a una religión de modo radical da respuestas cerradas a todas las preguntas existenciales que se pueden hacer, el desasosiego en parte puede superarse si se adoptan parámetros cerrados, y ahí radica algunas de las causas por las que triunfa el fundamentalismo”.

La presentación del ponente ha corrido a cargo de Gloria Calabresi, también profesora de Sociología de la UAL e investigadora en el Proyecto MUSTIC, “uno de los pocos que trata el tema ‘revival’ de fenómenos religiosos y cómo están presentes cada día en la vida cotidiana, a pesar de declararnos laicos”, textualmente. En esa línea, ha manifestado que “el colectivo que participa en los fundamentalismos muchas veces pensamos que está muy alejado de nuestras vidas y pensamientos, pero no es así, y simplemente lo que buscan son respuestas a algunas preguntas que hoy día nuestra sociedad actual plantea y que no saben contestar”. MUSTIC va a realizar en breve una comparativa de cómo viven la religiosidad y la religión los estudiantes de las universidades de Almería y Granada respecto a los de las universidades de Mostar y Sarajevo, sabiendo que España es mayoritariamente católica y Bosnia es mayoritariamente del islam.

Egresado de la UAL hace un par de décadas, habiendo estudiado en este campus Historia y Humanidades, Óscar Fábrega no es solo historiador, sino también escritor de obras de ciencia ficción, encantado de “volver a la que fue mi casa”. Ha manifestado que “la Universidad de Almería ha crecido mucho” y ha destacado su “alegría por el hecho de que se les dé voz a estos temas” y, además, “que se investiguen”. Ha precisado que “las religiones tienen que ver con el contexto histórico, geopolítico, económico y social en el que surgen y son una manifestación de todo eso”, enfocando su discurso en “que se entienda bien que tienen que ver con causas emocionales y reivindicativas”. Además, las ha planteado como “un aspecto muy emocional del ser humano”, que “de alguna manera también contribuye a canalizar ese tipo de protestas, porque fomentan la cohesión social, es decir, ayudan a que un grupo tenga un porqué común, un nexo común que les una en el tiempo”.

Siguiendo ese argumento, “es una revitalización cultural de pasado, de sus tradiciones y sus antiguas religiones, canalización del descontento social”. En su intervención ha realizado una comparativa entre “el resto de religiones del mal llamado tercer mundo y el movimiento religioso en el mundo occidental”, desvenando que en ambos ámbitos “el patrón es similar”, subrayando que “no somos tan distintos a lo que pensamos”. Así, ha aproximado el análisis del “nuevo cristianismo, que es muy activo en América y cada vez más en España, el nuevo salafismo y el nuevo yihaidismo islámico” hacia que “tienen mucho que ver con el descontento social”, como el resto de religiones que este especialista aborda, “todas surgidas en un ambiente similar al nuestro”, ha dicho. A su juicio, los movimientos religiosos que están surgiendo no están tan alejados como la opinión pública pueda creer.

La conferencia ha tenido como base que pese a que las corrientes nacionalistas y escépticas derivadas de la ilustración pensaron que la razón y la ciencia terminarían por siempre con las creencias religiosas y supersticiosas, no fue así, y que muchas de estas nuevas religiones guardan relación con el concepto de revitalización cultural, el “esfuerzo deliberado, organizado y consciente de los miembros de una sociedad para construir una cultura más satisfactoria, esfuerzo que suele dirigir un grupo minoritario dentro una sociedad con una cultura mayoritaria distinta, apelando a la tradición común como símbolo identitario y proponiendo formulas religiosas sincréticas que sacien el descontento y ayuden a la pretendida cohesión grupal”. Así lo ha expresado durante la presentación Gloria Calabresi, que ha recordado además que “otras están relacionadas con la paralela racionalización de las antiguas religiones que se dio especialmente en las sociedades europeas y norteamericanas, cuyo ejemplo más representativo lo encontramos en lo que se conoce como religiones ovni”, no olvidando “las religiones paródicas que surgieron a partir de los años sesenta como respuesta a este boom de lo irracional, y que se mostraron significativamente activas en Estados Unidos”.