‘De residuo a recurso’, los estudiantes de Biotecnología de la UAL arropan hasta el lleno un nuevo Viernes Científico

0
523

La Facultad de Ciencias Experimentales ofrece la actividad 103 de su longeva serie de divulgación contando con Raúl Moral, catedrática de la Universidad Miguel Hernández, mostrando esta ciencia multidisciplinar como la herramienta clave de la economía circular: “Los biotecnólogos son de los principales emprendedores de las facultades de ciencias”.

“La expresión ‘acceso libre hasta completar aforo’ hoy tiene todo el sentido”. Así ha comenzado el decano de la Facultad de Ciencias Experimentales la apertura de un nuevo Viernes Científico. Se ha visto obligado a hacerlo así frente al lleno absoluto de la Sala de Grados del Edificio de Ciencias de la Salud, que ha albergado la charla impartida por Raúl Moral, catedrático de Edafología y Química Agrícola de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Los estudiantes de Biotecnología de la UAL han respondido a la propuesta de manera masiva, disfrutando de una temática que les ha sido del máximo interés y que se ha abordado bajo el título ‘De residuo a recurso: la biotecnología como herramienta clave de la economía circular’.

Juan José Moreno ha agradecido la asistencia y el arropo a “la actividad científica de más larga duración, desde 2009 y vamos ya por 2023, de la Universidad de Almería”. Esta vez ha tocado “una de nuestras titulaciones más insignes, como es la Biotecnología, que empezó en 2015 con un éxito total de estudiantes tanto en el Grado como en el Máster”, ha dicho textualmente el decano. Se ha mantenido en todo momento el alto nivel de ponentes, algo que ha vuelto a cumplirse con Raúl Moral, “una persona ampliamente conocida en el ámbito de la Biotecnología que, además, tiene colaboraciones con científicos de nuestra UAL, así que es un ponente que viene de fuera, pero que a su vez conoce Almería, conoce nuestra universidad y colabora de manera activa con nosotros”.

En ese sentido, Moral ha mostrado su satisfacción por los lazos que le unen con varios grupos de investigación de la UAL, y además ha ensalzado la propuesta de los Viernes Científicos, “es algo estupendo que tenemos que imitar en otras universidades, porque es una manera de meter temas interesantes, de actualidad y abordados desde un punto de vista divulgativo, con casos prácticos… me parece una aproximación muy buena a la ciencia”, ha manifestado de manera textual. Ha explicado que “transitar desde un residuo a un recurso no ha sido una tarea fácil y se sigue navegando en ese sentido por una sencilla razón: no tenemos materias primas suficientes en la Tierra, y específicamente en Europa, para abastecer nuestras necesidades”.

Siguiendo ese hilo, “la economía circular lo que propugna es que utilicemos los recursos que tenemos en más círculos y que a los residuos que generemos intentemos buscarles una utilidad, generando incluso un mercado de materias primas secundarias”. En su charla ha hablado del concepto de economía circular precisamente, además de aspectos “sobre el Pacto Verde europeo, que es el que nos dinamiza hacia la dirección que estamos tomando ya como sociedad, sobre residuos y las oportunidades que tienen para su transformación en productos, qué sistemas de tratamiento se pueden conseguir para ello, sobre escenarios de diferentes proyectos nacionales y europeos que se han movido en esa línea y finalmente, incluso, sobre la Biotecnología en el espacio”.

Encantado con el público asistente, “los biotecnólogos y la gente del ámbito ambiental siempre están muy ávidos de novedades, de innovación, de ver por dónde bulle la ciencia y ver dónde hay una oportunidad… porque los biotecnólogos son unos de los principales emprendedores de las facultades de ciencias, con lo cual es bueno exaltarle al alumnado esa idea para ver si es capaz de desarrollar ideas de negocio, innovación, y puedan avanzar en este círculo virtuoso en el que la materia prima, hasta ahora, es gratuita, y que se llama residuos”. Así, ha tratado de gestión de residuos, agrocompostaje, degradación biótica de plásticos agrícolas, captura de N atmosférico, recuperación de nutrientes N y P y hasta del tratamiento de las aguas residuales en la estación espacial internacional.

Respecto a las directrices políticas y la ciencia en esta materia, Raúl Moral ha puesto en valor un detalle muy importante a tener en cuenta: “Los políticos europeos han generado un entorno legislativo muy potente que los países miembros, que España, claro, tiene que usar; la normativa de economía circular, todos los objetivos de la agricultura sostenible, de la granja a la mesa, el aumento de la agricultura ecológica, no es una cuestión ya de ‘perroflautas’, sino que es cuestión de norma europea que España tiene que asumir y ejecutar”. En el proceso, “los científicos han orientado esa política europea, que se ha consolidado, y ahora somos los españoles y las comunidades autónomos los que tenemos que cumplir esos requerimientos, y la verdad es que la pelota está en nuestro tejado”.

Raúl Moral Herrero dirige el Grupo de Investigación Aplicada en Agroquímica y Medio Ambiente (GIAAMA) desde hace 20 años. Su amplia actividad investigadora alcanza los seis 6 sexenios, con más de ciento cincuenta artículos en revistas, trece tesis doctorales en el entorno de la utilización agrícola de residuos orgánicos y el compostaje, desarrollo de sustratos y bioproductos y la evaluación de su utilización en términos medioambientales, económicos y tecnológicos. Su grupo tiene un amplio networking internacional y nacional incluyendo el ser grupo colaborador del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos) en el área de gestión de residuos. Ha sido coordinador de la Red Española de Compostaje durante diez años y miembro activo de las redes RAMIRAN y REMEDIA. Es además editor del libro ‘Compostaje’ y de la colección ‘Residuo a Recurso: el camino hacia la sostenibilidad’. En la actualidad colabora con el gobierno valenciano en aspectos normativos vinculados a la gestión de residuos y economía circular.