El colegio Diocesano San Ildefonso se alza con el primer premio del ‘Concurso de Cristalización en la escuela’

0
534

‘Caminando entre cristales’ ha sido el proyecto mejor valorado en una edición caracterizada por el entusiasmo y buen hacer de los estudiantes de Secundaria en la elaboración de sus cristales. Será uno de los tres representantes almerienses en la fase andaluza

Con el objetivo de llevar a la escuela el conocimiento de la cristalización, ciencia tan presente en todas partes en nuestra vida cotidiana, pero tan desconocida, se ha celebrado una edición más de la fase local del ‘Concurso de cristalización en la escuela’.

La Universidad de Almería ha abierto sus puertas a los estudiantes que durante meses han creado sus propios cristales en sus centros educativos. Una labor de investigación que han ido apuntando en sus cuadernos de trabajo y que ha dado como fruto los expositores que han traído al campus universitario repletos de magníficos cristales.

Se han presentado tres centros de Secundaria, dadas las actuales circunstancias de cambio continuo de profesorado que se vive en estos momentos en estos centros. Han sido sólo tres, pero con unos resultados que han sorprendido al jurado. Sus miembros lo han tenido complicado a la hora de valorar, de hecho, las puntuaciones han estado muy ajustadas.

Los estudiantes han ido defendiendo y explicado la labor realizada durante meses al jurado, que también les iba haciendo preguntas.

‘Caminando entre cristales’ del Colegio Diocesano San Ildefonso, se ha alzado con la primera plaza, seguido del proyecto ‘Arrecife cristalino’ del colegio Ciudad de Almería. En tercera posición ha quedado ‘Cristales fashion’ del IES Juan Goytisolo.

“Ha sido una edición muy emocionante por el gran entusiasmo que han puesto los estudiantes en sus proyectos. Es muy gratificante ver la pasión que le ponen a la cristalización. Se vuelcan, la disfrutan y la viven. Y es algo que emociona”, ha explicado Antonio Romerosa, portavoz del jurado.

Gracias a este tipo de iniciativas la ciencia llega a los centros de una forma diferente y divertida. “Tenemos el concepto de que la ciencia es algo difícil que no gusta, pero no es así, hoy hemos visto una gran involucración por parte de los estudiantes en el crecimiento de cristales. Ante las dificultades, se han crecido y no lo han visto como un problema, sino como un disfrute”.

Para Romerosa los tres proyectos, que irán a la fase andaluza, “son grandes trabajos con los que creo que van a hacer un magnífico papel y, probablemente, alguno pasará a la fase nacional como ha ocurrido otros años”.

Del trabajo ganador el jurado ha valorado “ser un trabajo muy técnico que ha conseguido grandes resultados”. Del segundo, “la imaginación utilizada para hacer un arrecife precioso, quizás los cristales no eran los mejores, pero han aportado mucha creatividad”. Y del tercero, el hecho de que “han dado una vuelta al concurso apostando por los cristales como un complemento de moda”.  

También han formado parte del jurado José María Calaforra, catedrático de mineralogía de la UAL; María Dolores Ureña, profesora titular del área de Química orgánica de la UAL e Ignacio Rodríguez, catedrático de Química orgánica de la UAL.

Tras la experiencia de las pasadas ediciones, el concurso ha demostrado tener un impacto favorable en el interés de los alumnos por la química y otras ciencias relacionadas. Es además un magnífico escaparate para la exposición de la Universidad de Almería y sus posibilidades para potenciales alumnos futuros y una actividad que puede tener una repercusión muy favorable en el ánimo y actitud de los alumnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here