El curso ‘Conjuntos monumentales’ incide en la necesidad de implicación de la sociedad para proteger el patrimonio

0
152

Mª Teresa Pérez realiza un balance muy positivo y espera que el alcalde de Almería tenga en cuenta las conclusiones para el Proyecto ciudad.

Por un cambio de última hora ante la agenda de uno de los ponentes (Juan Miguel Moreno Magaña, de Taller de Ideas para la Red S.L. que intervendrá por la tarde) ha abierto este viernes, 28 de julio, las ponencias del Curso de Verano de la UAL ‘Conjuntos monumentales y su entorno: patrimonio, economía y turismo’ María Teresa Pérez, presidenta de la Asociación Amigos de la Alcazaba, hablando sobre la importancia de ‘La participación ciudadana en la difusión y defensa del Patrimonio y su entorno’.

Para Pérez es “básica” la implicación ciudadana, y así lo ha resaltado durante su intervención sobre el papel de las asociaciones en la defensa del patrimonio histórico donde ha resaltado la “necesidad de participación en la gobernanza, se debe contar desde las instituciones con la ciudadanía, y además no debe ser que las autoridades nos consulten para legitimar lo que hacen, o para manipularnos, deben consultarnos desde el principio. Eso no se hace y lo debemos exigir”. Porque, a su juicio, las asociaciones tienen “un papel muy importante, creamos vínculos entre la sociedad civil, tenemos un valor económico, difundimos valores ciudadanos, difundimos conocimientos, creamos opinión y defendemos el patrimonio, en nuestro caso”. Asegura que la ciudadanía tiene mucho que hacer en cuanto a esta defensa, como protestar, salir a la calle, denunciar ante Fiscalía, pero también y sobre todo “la ciudadanía tiene que disfrutar del patrimonio y descubrir que forma parte de nuestra identidad, es un recurso impresionante como motor para el turismo o la economía. Si la ciudadanía no disfruta, no difunde, y no defiende su patrimonio no hay futuro para el patrimonio”.

La presidenta de la Asociación Amigos de la Alcazaba ha querido lanzar un “toque de atención a las administraciones para que nos tengan más en cuenta y valoren el papel de las asociaciones. No somos enemigas, queremos colaborar para que las cosas se hagan mejor. En este curso han salido muchas ideas muy importantes para que el patrimonio de Almería mejore y esperemos que el alcalde lo tenga en cuenta, porque tengo que recordar que se acordó hace más de un año formar el consejo municipal de Patrimonio y no se ha hecho todavía, esperemos que lo tenga en cuenta y trabajemos juntos”.

Como codirectora de este Curso de Verano, Pérez ha realizado un balance “muy positivo, es inmejorable tanto por los alumnos como por la calidad de los ponentes, los que han venido de fuera se han ido con una imagen fantástica de Almería, y las ideas que van a salir de este curso van a ser muy positivas para el futuro de Almería”. La experiencia ha sido tan positiva “que nos estamos planteando repetirla el año que viene”.

Pero no todo reluce en Almería, tal y como ha significado durante su ponencia ‘El casco histórico de Almería: Potencial turístico y necesidades sociales’ Magdalena Cantero Sosa, presidenta del Consejo Social de la UAL y presidenta de la Asociación Casco Histórico de Almería, quien ha iniciado su intervención preguntando a los asistentes cómo definirían el casco histórico. Lo más escuchado ha sido “triste, abandono, gris, desastre, sucio”, aunque también “oportunidad”, y es que el casco histórico de Almería “tiene que ser el inicio de un cambio para la ciudad. Tiene muchas necesidades históricas, debe revitalizarse en todos sus sentidos, porque tenemos un grifo con coca cola que nadie ha pensado embotellar para vender. Tenemos un gran potencial, pero hay que trabajar mucho, porque hay que definir qué queremos como ciudad, qué modelo de ciudad queremos tener y dónde poner el énfasis”.

Cantero ha resaltado la importancia de las personas, porque “el casco histórico se muere de viejo, la población es muy envejecida y, al contrario que en otros cascos históricos de otras ciudades, aquí la gente no viene, lo abandona, no existe ese fenómeno de gentrificación, tenemos un proceso inverso, se abandonan viviendas y vienen personas con bajos niveles de recursos a ocuparlas y la degradación cada vez es mayor. Por parte de las instituciones no se interviene en las fachadas, en las construcciones, no se ha buscado un casco histórico homogéneo, hay distintos modelos de pavimento, alcorques, etc. Un montón de cosas dispersas, necesitamos una unificación, como por ejemplo se ha hecho en Málaga, pero hace falta valentía política para transformar la ciudad, tenemos que dar un gran salto hacia adelante”.

El curso finalizará esta tarde,  a las 18:30 horas, con una charla-debate donde se sacarán importantes conclusiones con la presencia de Diego García, periodista experto en Turismo, y Antonio Jiménez, de la fundación Santa María de Albarracín. Este acto servirá para clausurar el curso y contará con la asistencia de las directoras del curso Rosalía Rodríguez y María Teresa Pérez; el vicepresidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano; el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Alfredo Valdivia; la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería, Ana María Martínez Labella y el doctor en Historia del Arte, Alfonso Ruiz.