El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía aboga por implantar la gestión de riesgos en todos los contratos públicos

0
187

Antonio Manuel López ha participado en el Curso de Verano ‘Transformación digital, cumplimiento normativo y nuevo marco de la contratación electrónica’. 

A diferencia de otros países en España no existe una normativa que obligue a realizar una gestión de riesgos en los contratos públicos, salvo en algunos de ellos. Esta acción sería muy beneficiosa para la administración y los servicios públicos, según ha comentado el presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio Manuel López, en la conferencia que ha impartido en el marco del Curso de Verano de la Universidad de Almería ‘Transformación digital, cumplimiento normativo y nuevo marco de la contratación electrónica’ que se desarrolla en el hotel Catedral.

Antonio Manuel López asegura que “el análisis de la gestión de riesgos es clave para racionalizar el uso de los recursos y anticiparse a situaciones que pueden presentarse en la contratación pública, que sin este análisis previo no se podrían tener en cuenta”. El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía ha trasladado a los asistentes una metodología específica, “basada en la experiencia de otras administraciones a nivel internacional, de cómo se puede hacer la identificación, la catalogación, la valoración y la asignación de riesgos en los diferentes procesos de contratación que se abordan en el ámbito de las administración pública para poder hacer unas compras más eficientes y que tengan un objetivo de eficiencia pública y racionalización de los recursos públicos”.

El objetivo de esta ponencia era trasladar a los asistentes la importancia que tiene la gestión de riesgos en el ámbito del sector público y específicamente en todo lo que atañe a la contratación pública. “He venido a plantear la necesidad de que se inculque en la cultura de la gestión de la contratación la gestión de riesgos”, ha indicado.

Las etapas de la contratación pública son: planificación (donde las administraciones elaboran cuál es su plan de adquisiciones y también los pliegos de prescripciones técnicas administrativas); selección y adjudicación de los contratistas; formalización de los contratos y ejecución. Cada una de estas etapas tiene unos riesgos asociados. El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía ha explicado que una vez que se han identificado esos riesgos y se han descrito y asignado a las etapas, el siguiente paso es evaluarlos (describir la probabilidad de que ocurra y el impacto que puede tener). “La metodología que he planteado funciona a nivel internacional e intenta sistematizar todo este proceso para que los profesionales de la contratación pública, las administraciones públicas y los gestores, tengan una herramienta para poder hacer adecuadamente la gestión de riesgos en la contratación”.

En cuanto a los participantes, la mayor parte profesionales que trabajan en las administraciones públicas, señala que han sido muy participativos y que “han puesto de relieve una cosa que es muy real: y es que muchas veces en la práctica asumir propuestas como las que se derivan de esta metodología no es fácil porque el día a día te exige una serie de cuestiones que hacen que sea difícil incorporarla”. Por eso les ha pedido a estos profesionales un esfuerzo para que en su quehacer diario “vayan incorporando el análisis de riesgos en los procesos de contratación”.