Una buena educación acabará con el ciberbullying, según el inspector jefe, Enrique Fernández

0
1529

El inspector-jefe del grupo de policía judicial del servicio de Atención a las Familias de la Policía Nacional en Almería, ha participado en el Curso de Verano ‘Menores: educación y valores’. También ha explicado que el ciberbullying es uno de los problemas a los que se enfrentan los jóvenes, por un mal uso de las nuevas tecnologías y que en 2016 no se ha presentado ninguna denuncia por acoso escolar.

La localidad de Purchena es estos días un foro abierto de debate sobre la educación de los menores, a través del Curso de Verano de la UAL ‘Menores: educación y valores’, que concluye mañana viernes, 15 de julio. Uno de los problemas a los que se enfrentan los menores es el acoso escolar. De él ha hablado Enrique Fernández, inspector-jefe del grupo de policía judicial del servicio de Atención a las Familias de la Policía Nacional de Almería, en su ponencia  sobre ciberbullying, o ciberacoso. En ella ha informado que, en lo que llevamos de 2016, “en la ciudad de Almería, no hay ninguna denuncia por acoso escolar. Sí ha habido denuncias cruzadas por agresiones, que nada tiene que ver con el acoso.  También hemos tenido conocimiento de ciertos hechos que pudieran ser, siendo eliminados o atajados, mediante una charla de concienciación al grupo de menores implicados, en el mismo centro educativo, haciendo partícipes a todos ellos de la solución del problema”.

El inspector –jefe considera que el ciberbullying “es uno de muchos problemas que se enfrentan los jóvenes, debido al fácil acceso que hay a las nuevas tecnologías sin formación suficiente para hacer un uso responsable”. A pesar de su baja incidencia en los centros educativos almerienses el hecho de que todos tengamos acceso a internet casi sin límites “magnifica el problema con la publicidad, creando una mayor sensación de inseguridad. Por eso, se hace necesaria la gestión correcta de la información, y educar a padres e hijos en el uso de la red”.  Ya que “con una buena educación este problema no existiría”.

Por este motivo desde la Policía Nacional “se vienen realizando en centros educativos de Primaria y Secundaria jornadas y charlas para la educación y prevención sobre el buen uso de redes sociales. Por otro lado, una vez que se tiene conocimiento, se requiere denuncia, actuando  conforme a la legislación vigente, teniendo en cuenta siempre que son menores las personas implicadas”.  La intervención policial “siempre se busca la protección del menor, sea víctima o agresor,  desde perspectivas diferentes, y buscando ayudas de otras instituciones “. No sólo víctima y agresor, el observador también juega un papel importante en el acoso escolar, por eso “hay tratar de implicarlos en el problema, que empaticen con la víctima, para poder aislar al agresor y que cese el acoso”.

En cuanto a cómo se deber actuar fuera del ámbito policial ante el ciberbullying, en un primer lugar, la familia de los menores debe estar siempre informada propiciando un “clima de apoyo y confianza” para que la comunicación sea fluida y saber si su hijo está siendo acosado. Y en un segundo lugar, desde el centro educativo se debe “prevenir mediante la formación en ciclos formativos y sobre el uso de internet”.

El Curso de Verano ‘Menores: educación y valores’ concluirá mañana viernes, 15 de julio, con la charla ‘Inclusión, la mejor manera de romper prejucios’ de Pablo Pineda, primer europeo con síndrome de Down en terminar una carrera universitaria.