La Universidad de Almería avanza en el bienestar de su comunidad centrándose ahora en el tipo de alimentación

0
274

El Vicerrectorado de Deportes, Sostenibilidad y Universidad Saludable y el Grupo de Investigación ‘Laboratorio de Antropología Social y Cultural’ lanzan una encuesta interna dirigida a estudiantes, PAS y PDI para conocer sus hábitos alimentarios y, después, implementar acciones de educación para la salud acordes a las directrices EFSA y AECOSAN.

Un paso más, siempre en la misma dirección de lo saludable y con carácter bidireccional, porque se precisa de una respuesta positiva en la participación. Eso es lo que se ha dado por parte de la UAL con esta propuesta que ha hecho llegar a toda la comunidad universitaria a través de las listas de correo electrónico. Los remitentes del mismo han sido el Vicerrectorado de Deportes, Sostenibilidad y Universidad Saludable y el Grupo de Investigación HUM-472 ‘Laboratorio de Antropología Social y Cultural’. La colaboración de ambos ha servido para lanzar el ‘Estudio sobre Alimentación Saludable y Sostenible en la Comunidad Universitaria de la UAL’, que ahora requiere de la involucración de estudiantes, PAS y PDI para ser completado y, en base a los resultados que se obtengan, diseñar acciones concretas que fomenten con efectividad unos mejores hábitos alimentarios entre los integrantes del campus. Es por ello que los responsables del estudio subrayan la importancia de la implicación de toda la comunidad universitaria para el éxito de este proyecto.

Se trata de una encuesta totalmente anónima que se encuentra en http://encuestas.ual.es/limesurvey/index.php/382726?lang=es, si bien al final de la misma se podrá participar en el sorteo de tickets de comedor y cafetería. La información que se proporcione con las respuestas a las 59 preguntas recogidas en el cuestionario será tratada de forma global y estadística, no pudiendo identificarse a la persona en ningún caso. La colaboración en este estudio será de utilidad para conocer los hábitos y patrones alimenticios y su relación con la sostenibilidad de la comunidad universitaria de la UAL y, en base a ello, planificar y desarrollar diversas acciones de intervención, promoción y educación para la salud. En ese sentido, en ese marco de actuación descrito se buscará la aplicación de las políticas europeas diseñadas para favorecer buenas prácticas, de acuerdo con las directrices y recomendaciones de EFSA -Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria- y AECOSAN -Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición-.

Así, y según explican sus promotores, “a la luz de los hallazgos se diseñarán y se pondrán en marcha experiencias que alienten al desarrollo de hábitos alimentarios saludables y sostenibles, en base a las características y necesidades específicas y concretas de la comunidad universitaria de la UAL”. Se implementarán acciones de promoción y educación para la salud enfocadas a ello y se asume así, una vez más, que la universidad tiene un papel fundamental en la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), tanto en el área de investigación como en el de intervención, tal y como expresan los organizadores: “Puede proporcionar soluciones, conocimientos e ideas innovadoras”. Para ello “es fundamental el diseño interdisciplinar en la formación de actuales y futuros ejecutores y responsables de implementar los ODS en la sociedad”, por lo que “se deben desarrollar modelos sobre cómo apoyarlos en la gobernanza, las políticas de gestión y la cultura universitaria, además de desarrollar liderazgos intersectoriales que orienten a estos Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

La inseguridad alimentaria que se observa hoy día contribuye a la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad, lo que explica en parte la coexistencia de estas formas de malnutrición en muchos países. Se es consciente, en ámbito global, de que “se necesita una gran reforma agraria y de consumo alimentario mundial, y esto solamente puede conseguirse implantando políticas regionales cercanas basadas en las directrices nacionales e internacionales”. Además, “en el marco de una alimentación sostenible no puede quedar fuera la gestión de los residuos”. De acuerdo con los estudios realizados, “un elevado porcentaje de los desperdicios alimentarios, generados principalmente en las cocinas y por los comensales podría ser potencialmente evitable con una adecuada gestión del material y del proceso, además de una adecuada educación nutricional”. Por último, y siguiendo esa línea, el Vicerrectorado de Deportes, Sostenibilidad y Universidad Saludable de la UAL ha recordado que “la sostenibilidad ambiental, que abarca áreas muy diversas, entre las que se incluye el modelo de alimentación, se enmarca en la apuesta por modelos respetuosos con el planeta y la sociedad, capaces de producir un cambio positivo en el entorno”. La sostenibilidad, el hambre y la seguridad alimentaria son tres pilares inseparables, tratados en la Agenda 2030.