La Universidad de Almería opta a dos bronces en fútbol sala y se queda sin opciones de medalla en baloncesto

0
547

La UAL ofrece un buen nivel en ambas modalidades durante la segunda semana de los Campeonatos de Andalucía Universitarios, esta vez con sede en la Universidad de Sevilla, pero la suerte no sonríe a las selecciones en sus objetivos.

No ha sido una buena segunda jornada para los equipos de la Universidad de Almería en los CAU con sede en Sevilla. En la misma, los equipos de fútbol sala han perdido sus respetivas semifinales por la mínima, en el caso de los chicos en la prórroga. Ambos habían vencido con rotundidad en los cuartos de final y el torneo marchaba con muy buenas sensaciones, siendo su objetivo jugar sendas finales y colgarse el oro, pero ahora se peleará por alcanzar el bronce. Los de baloncesto, que cedieron en los cuartos de final con claridad, han caído en sus encuentros de repesca para poder optar a un bronce, igualmente con el masculino en tiempo de prórroga. Los objetivos en este caso pasaban por romper con la historia en chicos y lograr por primera vez una medalla, mientras que en chicas, con un grupo muy nuevo, se pretendía rodaje y, de ser posible, llegar hasta la presea.

La selección masculina de fútbol sala ha tirado de la épica al final para intentar a la desesperada empatar el marcador de dos goles abajo en la prórroga. Al final del tiempo reglamentario se ha llegado con 3-3 frente a la Universidad de Sevilla, siendo el resultado final de 5-4 para los anfitriones. Sergio Mullor, todo un lujo de seleccionador para la Universidad de Almería, de nivel internacional reconocido, ha sido sincero en su valoración: “Es una derrota difícil de asumir para el equipo, porque creo que se han hecho muchas cosas bien y ha rozado la perfección en varios momentos del juego, más que nuestro rival, pero hay uno más complicado, que es la superioridad, y estando cinco contra cuatro Sevilla le ha dado la vuelta y se ha puesto por delante en los minutos finales”.

Mullor se ha referido a “una sucesión de acciones desgraciadas en la prórroga, en las que no hemos controlado nuestros impulsos, ha hecho que no podamos llegar a la final”. En todo caso, ha manifestado el orgullo de que “hemos dado la cara hasta el final y hemos tenido un palo en el último segundo que nos habría dado el empate y nos habría llevado a los penaltis, pero no ha sido así y solo podemos estar contentos por cómo hemos trabajado, por el rendimiento del equipo, lo que no resta a estar desolados por no ir mañana a por el oro y revalidar la final del año pasado”. Con dos goles abajo y un jugador menos, sin portero, la UAL ha marcado y ha rozado el empate, pero la pelota no ha entrado en el último suspiro y se irá a por el bronce contra Málaga este jueves.

En cuanto a la selección femenina de esta misma modalidad, ha caído por la mínima, un 3-2, en su semifinal frente a la Universidad de Cádiz. Juan Pablo Jurado, seleccionador almeriense, ha destacado que la rivales “han estrado un punto más fuertes físicamente en la primera parte, lo que nos ha costado el primer gol”, y que después la UAL ha empatado y ha comenzado “a rodar balones y a dominar el juego para tratar de conseguir imponernos”. En la segunda parte Almería ha tenido “más posesión y dominio, con Cádiz esperando para salir a la contra, y en una jugada desafortunada por nuestra parte, han robado y nos han metido el segundo”. Con esa situación la Universidad de Almería ha seguido jugando con su guion, pero asumiendo algo más de riesgo”.

Lo siguiente ha sido el colmo de la mala suerte, un gol en propia puerta en el segundo de dos saques de esquina consecutivos. Con solo 5 minutos de tiempo por delante, “hemos sacado portera-jugadora y hemos conseguido recortar la distancia”, ha relatado de modo textual para finalizar con que “los últimos tres minutos han sido un monólogo nuestro, sin Cádiz tener nada de posesión de balón, lo intentamos de cinco; la verdad es que las chicas lo han hecho muy bien, han defendido la camiseta muy bien, pero no ha habido acierto de cara a gol y así ha terminado el partido”. Jurado ha pasado página porque “mañana se va a intentar alcanzar el tercer puesto”. Será frente a la anfitriona Universidad de Sevilla.

El equipo masculino se baloncesto, tras caer con claridad en los cuartos de final frente a una Universidad de Jaén muy superior, se ha quedado con la miel en los labios y no ha podido entrar en la final por el bronce al perder en la prórroga contra la Universidad de Córdoba. Isaac Francés, seleccionador de la UAL, ha reconocido que la primera parte de su equipo no ha cumplido con todo lo que se había trabajado: “Nos han dominado el rebote y han estado más acertados que nosotros, que hemos estado fallones en tiro, por debajo de los porcentajes habituales”. Diez abajo en el descanso, a la vuelta la dinámica ha cambiado: “Hemos salido mucho más mentalizados, hemos subido dos o tres puntos la intensidad y hemos conectado completamente con el partido”.

Ha sido por ello, “sabiendo perfectamente lo que hemos hecho, lo que hemos necesitado, que hemos conseguido controlar el rebote y se ha empezado a mejorar los porcentajes de tiro”. A falta de cinco minutos la UAL ha cambiado a defensa en zona, que ha puesto contra las cuerdas a Córdoba: “El equipo ha estado súper motivado, con mucha confianza en ganar el partido, nos hemos puesto arriba en el marcador, y en las últimas jugadas, ganado de dos, hemos metido un tiro libre de dos, tres arriba, y después ha habido otros cuatro tiros libres que hemos fallado”. Ha sido determinante, porque “sobre la bocina, igual que en las películas, un jugador de ellos, perfectamente defendido con la marca de dos de los nuestros, ha sacado el tiro y ha metido el triple”. En la prórroga, con igualdad entre ambos, finalmente la Universidad de Córdoba ha salido victoriosa por 74-79.

En lo referente al equipo femenino, el último en saltar a la cancha, puesto que su partido ha comenzado a las 16.00 horas, tampoco ha habido suerte y el marcador ha sido de 66-45 para la selección de Pablo de Olavide. En los cuartos de final se había perdido de manera muy amplia frente a la Universidad de Granada, pero se había tomado nota de los aspectos a mejorar para llegar hasta la última jornada, lo que supondría estar en la pelea por el bronce. Sandra Molero, seleccionadora almeriense, ha realizado al acabar el encuentro “una valoración positiva de todo el torneo”, ya que “este año hemos tenido un cambio generacional, con muchísimas chicas de primer curso a las que en torneos de este tipo la inexperiencia les pasa factura, pero son errores que a medida que pasan los años y vas evolucionando como jugadora eres capaz de corregir”.

Se cierra así la primera participación en los CAU de esta nueva hornada de la Universidad de Almería, y Molero ha mostrado un enorme orgullo de su grupo: “Han luchado mucho en los dos partidos, en defensa lo han dado todo, pero luego en ataque entre los nervios y los errores no nos han salido las cosas”. No ha habido acierto en los tiros, porque “muchas veces no hemos tomado buenas decisiones”, ha añadido textualmente, pero “al final es una carrera de fondo y el equipo es un proyecto que habrá que seguir trabajando y que en uno o dos años, cuando estas jugadoras se asienten un poco más, nos va a dar muchas alegrías, porque tienen bastante talento”. La seleccionadora ha insistido en que está “contenta con lo que han hecho, porque por esfuerzo no ha sido”.