EmprendeUAL entrega los premios de su concurso de microrrelatos

0
1100

Se han otorgado un primer premio y dos accésits a Vicente Gómez, Jackei Silin Cheok y Cristian Redondo, respectivamente. El objetivo del concurso es promover el espíritu emprendedor, destacar la diversidad de experiencias emprendedoras y fomentar la escritura creativa. En su primera edición se han presentado 34 obras

El espíritu emprendedor y la escritura creativa se han dado la mano en el I Concurso de Microrrelatos ‘El reto del emprendimiento’, puesto en marcha por EmprendeUAL. Una primera edición que ha sido todo un éxito en cuanto a participación, con cifras similares a otros concursos de similares características llevados a cabo en la Universidad de Almería.

Dirigido a toda la comunidad universitaria, ha recibido las obras de 34 participantes, la mayoría de ellos, 32, han sido estudiantes, 4 de la Universidad de Mayores. También han participado un PTGAS y un PDI. Por facultades, 10 estudiantes pertenecen a la de Humanidades, 11 a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, 5 a la Escuela Superior de Ingeniería y 2 al Centro de Postgrado y Formación Continua.

Este concurso tiene como objetivo promover el espíritu emprendedor, destacar la diversidad de experiencias emprendedoras y fomentar la escritura creativa. Se pretende alentar a las personas a reflexionar sobre la importancia del emprendimiento en la sociedad y generar nuevas ideas relacionadas con el mundo literario y empresarial.

Los microrrelatos debían abordar temas relacionados con el emprendimiento, explorando historias de emprendedores, los desafíos que enfrentan al iniciar un negocio o los logros alcanzados, con una extensión máxima de 250 palabras.  

Miguel Pérez, delegado del rector para Estrategia, Comunicación y Coordinación, ha señalado que la UAL “está de enhorabuena por tener este tipo de eventos que aúnan innovación y cierta dosis de dotes literarias, junto con una reflexión profunda, como reflejan los microrrelatos que se han presentado, sobre el emprendimiento y los valores y circunstancias que rodean a los emprendedores. Este concurso hace que la Universidad de Almería sea más emprendedora que antes”. También ha resaltado la calidad de los trabajos presentados “lo que pone de manifiesto la capacidad que tiene la comunidad universitaria de hacer actividades novedosas que nos acercan al emprendimiento”.

Para Carlos Cano, director de EmprendeUAL, este concurso llega para continuar. “Estamos muy contentos tanto por el nivel de participación como por la calidad de los relatos que se han presentado. Es sorprendente cómo en pocas palabras han logrado trasladar ideas muy interesantes con una sensibilidad muy especial. Estamos seguros de que habrá más ediciones”.  Además, ha dado las gracias a todas las personas que han participado, al jurado y a las que han hecho posible poner en marcha este concurso y darle difusión, en especial a Jorge Tarifa, profesor de la UAL y coordinador del concurso. Por último, Cano ha adelantado que van a sacar una publicación con todos los relatos que se han presentado.

Jorge Tarifa, ha indicado que “para haber sido la primera edición estamos muy contentos con el número de participantes y esperemos que se siga manteniendo y creciendo. Además, quiero animar a los colectivos del PTGAS y del PDI que se animen a participar en futuras ediciones”.

En cuanto a los premios, se ha entregado un primer premio, dotado con 250 euros, a Vicente Gómez, por su obra ‘Raíces soñadoras: el viaje emprendedor de una joven jardinera”, y dos accésits, dotados con un kit de EmprendeUAL, a Jackei Silin Cheok, por ‘Renaciendo en el bazar’ y Cristian Redondo, por ‘’Sueños a contraluz’.

Todos ellos han tenido la oportunidad de leer sus obras al público asistente, hecho que ha motivado que el director de EmprendeUAL, haya propuesto que en las bases de la próxima edición se contemple el envío de los relatos también a través de una nota de voz.

El ganador, Vicente Gómez, ha agradecido el premio y ha explicado que se presentó al concurso “porque me pareció un reto y una propuesta muy original por el formato. Hay que contar lo máximo posible, dándole cariz literario, en tan solo 250 páginas. Y, para mí, fue un aliciente muy interesante. Al igual que considero que es un premio muy atractivo”. La inspiración la encontró en lo más cotidiano. “Vi un símil entre la pasión que tiene mi mujer con la jardinería con el emprendimiento, entre plantar una semilla y después recoger sus frutos. Y partir de ahí surgió mi historia”.

El jurado ha realizado un detenido análisis de los trabajos finalistas siguiendo los criterios de creatividad y originalidad, coherencia temática, calidad del lenguaje, impacto emocional y relevancia con el emprendimiento.