Dos alumnas de la UAL, premio a mejores expedientes de la ESI que concede Michelin

0
934

La Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Almería acoge la ceremonia de entrega de los seis galardones, al darse cuatro accésits, de una iniciativa que atesora una amplia trayectoria y que en esta edición tiene clave femenina.

Durante más de una década, el Centro de Experiencias Michelin Almería (CEMA) lleva reconociendo todo el esfuerzo y la constancia de los mejores estudiantes de los grados de ingeniería industrial que se cursan en la UAL en los cursos 2º y 4º. En esta edición 2023, un año más se ha dado continuidad a ese compromiso y se ha producido una particularidad relevante. Los dos mejores expedientes han sido de dos alumnas, por lo que la Universidad de Almería tiene dos nuevos referentes femeninos en las políticas que buscan para despertar  vocaciones científicas y tecnológicas entre las chicas. Ellas son Marta Andreu, de 2ª de Ingeniería Eléctrica, y Malena Caparroz, de 4ª Ingeniería Electrónica Industrial, pero además hay una alumna más de 2º, Marina González, al ser entregados cuatro accésits. Los otros tres han sido para los alumnos José Fernández, Andrés López y José López.

El vicerrector de Postgrado, Empleabilidad y Relaciones con Empresas e Instituciones, Juan García, ha presidido el acto de entrega poniendo en relevancia la estrecha relación con Michelin y su visión de futuro años atrás: “Fue pionera en hacer esta colaboración público-privada, reconocer los expedientes y reconocer los trabajos fin de estudios de una facultad; se concentró en la ESI, que es donde capta al estudiantado, y desde hace muchos años llevan a cabo este tipo de acciones que son tan importantes no solo para los alumnos, sino para demostrar que esta gran empresa está con la UAL”. Ha abundado al respecto, poniendo en valor que la actitud de Michelin es ejemplar: “Hemos colaborado en cuestiones de formación transversal y hace muy bien los itinerarios formativos con los becarios, itinerarios bastante específicos; de hecho, a veces hemos trasladado sus buenas prácticas a otras empresas”.

Respecto a que los dos mejores expedientes sean de alumnas, Juan García ha reconocido que “es un orgullo teniendo en cuenta que aquí concretamente hay muchos más chicos que chicas, así que es importante que se les dé visibilidad para que sean referentes, para que las chavalas que van a estar en un mes y medio con la selectividad elijan ingenierías y elijan la UAL”. El mismo tono ha usado la directora de la ESI, Rosa Ayala: “Es una noticia excelente, sobre todo en carreras como ingeniería, en las que tenemos tan pocas chicas, que las dos primeras sean chicas; es muy positivo”. Respecto a la colaboración con Michelin, a quien ha felicitado por llegar a su 50º aniversario, “es una satisfacción poder participar en estos premios porque para los estudiantes de 2º es una manera de animarlos a seguir trabajando y mejorando, y para los de 4º es un reconocimiento de toda la labor que han hecho a lo largo de sus estudios”. Esta colaboración es clave: “En la empresa se van reforzando todos los conocimientos que van adquiriendo en la ESI”.

Jorge Pato, director del Centro de Experiencias Michelin Almería, ha mostrado la reciprocidad existente y las sinergias surgidas y acrecentadas con la UAL: “Estamos encantados con poder colaborar con la sociedad en este tipo de premios y aportaciones”. Ha querido destacar que cuando reciben a estudiantes de la Universidad de Almería encuentran “gente muy preparada y muy motivada” que a veces se sorprende: “Vienen pensando que el CEMA es como la NASA, que es un centro súper puntero y da miedo ofrecerse a una empresa como Michelin, pero nosotros somos gente normal, una empresa a la que le gusta tener talentos y que colabora en la formación y en la integración, así que no se asusten, porque necesitamos ingenieros y estamos encantados de recibirles”. De hecho, ha desvelado que cuesta “encontrar ingenieros de organización, automatistas o ingenieros informáticos”, teniendo “problemas para cubrir esas plazas”, así que ha insistido en que presenten currículums: “Tendrán con nosotros un fututo profesional maravilloso”.

En su discurso ha dado el notable dato de que una tercera parte de sus ingenieros actuales han salido de las aulas de la Universidad de Almería. Ha felicitado al alumnado ganador por su “rigor, esfuerzo, constancia, sacrificio… valores de Michelin”, como los que ha puesto en práctica Marta Andreu: “Es un orgullo, porque todo el esfuerzo se ve recompensando; tengo que seguir trabajando, y es que no estudio solo por eso, sino para hacer mi trabajo lo mejor que pueda”. Le motiva cualquier ámbito de la ingeniería eléctrica, de modo más especial “la alta tensión”, y se ha dirigido a las chicas que van a empezar sus estudios: “Son muy interesantes todas las carreras de ingeniería, pero si te gustan las energías renovables les recomiendo la Ingeniería Eléctrica”. El segundo mejor de entre los expedientes de 2º ha sido José Fernández, del grado en Ingeniería Mecánica, y el tercero el de Marina González, del mismo grado que Marta Andreu.

En cuanto a los de 4º, ya egresados el pasado curso, Malena Caparroz lo ha definido como “un hermoso reconocimiento, porque la carrera es muchos años de sacrificio, de dejar cosas de lado para dedicarse a esto, y recibir un premio de una empresa que es tan importante la verdad es que es un gran honor”. Sobre su paso por las aulas de la UAL, “no tengo ninguna queja ni de mis profesores ni de mis compañeros”, ha dicho textualmente: “Todos me han intentado ayudar en la medida de lo posible y tengo muy claro que sin ellos no habría podido sacar tanto provecho de estos años”. Es más, no se va de la Universidad de Almería: “Estoy haciendo el Máster de Ingeniería Industrial y estoy trabajando como investigadora aquí”. Sobre su condición de referente para otras chicas, “me encanta desde mi ‘pequeño lugar’ aportar mi granito de arena para decir las mujeres podemos llevar a cabo estas carreras tan bien o mejor que los hombres”. El segundo mejor expediente ha sido el de José López, de Ingeniería Mecánica, y el tercero el de Andrés López, de Ingeniería Electrónica Industrial, como la propia Malena Caparroz.