La UAL forma parte del germen inicial de la nueva ‘Red de Universidades por la Infancia y la Adolescencia’

0
724

Realizado el acto de constitución de este “proyecto de colaboración interdisciplinar”, articulado en un convenio que firman 24 universidades españolas y que busca “el desarrollo, la promoción y la garantía de los derechos” de niños y adolescentes “mediante la investigación, la innovación, la formación y la divulgación y transferencia del conocimiento”.

Este miércoles 19 de mayo ha pasado ya a ser considerado como ‘Día 1’ de una nueva alianza universitaria nacional basada en la responsabilidad social, puesto que se ha llevado a cabo, con la participación de la UAL a través del rector Carmelo Rodríguez, el acto constituyente de la ‘Red de Universidades por la Infancia y la Adolescencia’.

Con origen en el trabajo del profesor Vicente Cabedo desde la Universidad Politécnica de Valencia, pasando de conferencias y seminarios a un aula, y de modo posterior a una cátedra, se ha llegado a este último nivel que supone un proyecto arropado por 24 universidades españolas en su inicio, pero abierto a las que quieran sumarse en adelante. En la Universidad de Almería no ha habido la más mínima duda: “Desde esa visión de compromiso social con el presente y con el futuro de nuestro entorno, es ineludible la participación en esta Red”. Así lo ha sostenido Rodríguez Torreblanca en su intervención durante la primera asamblea de la misma, que le da arranque y a partir de la cual se producirán reuniones ordinarias cuatrimestrales.

Ha conducido el acto Francisco Mora, rector de la UPV, y han participado los diferentes rectores, encabezados por el presidente de la CRUE, José Carlos Gómez. Como clausura, se ha ofrecido una conferencia de Luis Jimena, desde abril de 2019, juez ad hoc del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En concreto, lo que se ha realizado es la ‘ratificación institucional’ a un convenio firmado por las universidades que son el germen inicial, y que define textualmente a esta nueva Red como “un proyecto de colaboración interdisciplinar en materia de infancia y adolescencia entre las universidades españolas con los Poderes y las Administraciones Públicas, con las entidades privadas y la sociedad española en su conjunto”. El principal propósito con el que se crea es “el desarrollo, la promoción y la garantía de los derechos de la infancia y la adolescencia mediante la investigación, la innovación, la formación y la divulgación y transferencia del conocimiento”. Al hilo de este primer epígrafe del documento de referencia, Carmelo Rodríguez ha manifestado que “no hay tarea más digna, ni objetivo más deseable para nuestro desarrollo social armónico, que trabajar colaborativamente para lograr mejorar los derechos de los niños, niñas y adolescentes a través del desarrollo de políticas públicas ligadas a la formación de profesionales que interactúan con la niñez, por medio de la investigación científica, la docencia y la vinculación con el medio para el desarrollo integral de los derechos de la niñez y adolescencia”.

Según versa el texto rubricado y ahora ya hecho efectivo, “el hilo conductor es la colaboración entre universidades e instituciones a través de propuestas conjuntas destinadas a promover la investigación, la innovación y la formación en el ámbito de la infancia y la adolescencia, así como la divulgación y promoción de sus derechos”. Precisamente la inquietud colaborativa y de aportación al entorno es definitoria de la UAL, tal y como ha destacado su rector, “en la Universidad de Almería asumimos la visión de que ese servicio público de la Educación Superior no puede prestarse de espaldas a la sociedad que nos rodea”, ha dicho, “la tarea universitaria no tiene sentido sin ese diálogo profundo y continuo entre la academia y su entorno social”, ha añadido, y “dar respuesta a las inquietudes y necesidades de la sociedad tiene que ser tarea preferente en el quehacer de nuestra investigación, nuestra formación y nuestra transferencia de conocimiento”, ha finalizado. Carmelo Rodríguez ha subrayado la misión rotunda y clara de “construir futuro”, matizando que por las aulas pasan quienes “se convertirán en la vanguardia social de los próximos años”, contribuyendo a “la formación de quienes investigarán, innovarán, liderarán o formarán a las próximas generaciones”.

En enero de 2021, Vicente Cabedo, profesor de Derecho Constitucional y director de la Cátedra de Infancia y Adolescencia de la UPV, contactó con Maribel Ramírez, vicerrectora de Estudiantes, Igualdad e Inclusión, para presentarle este proyecto de la Red. Desde ese mismo momento, la Universidad de Almería lo consideró de gran interés, por lo que se decidió colaborar valorando las premisas básicas sobre las que nace: los niños, niñas y adolescentes deben ser considerados sujetos de Derecho, titulares activos de derechos y libertades y, en este sentido, deben participar (…) en la sociedad en la que viven; la familia, el Estado y la sociedad han de garantizar el ejercicio de sus derechos; con el fin de garantizar el ejercicio efectivo de los mismos, se precisa un marco legal sólido; la adopción de una perspectiva inclusiva de todos los ámbitos relacionados con la infancia y la adolescencia; el reconocimiento de la diversidad en las familias y sus diferentes necesidades; y el establecimiento de un enfoque consciente y transversal, con perspectiva de género e intercultural y de no discriminación por razón de la edad.

Queda claro que esta ‘Red de Universidades por la Infancia y la Adolescencia’ se guiará en su funcionamiento por los principios de respeto, solidaridad, trabajo colaborativo, ética profesional y responsabilidad profesional y social. En ella se tiene en cuenta la Agenda 2030 de la ONU, que “comporta una modificación de paradigmas y una revisión de las políticas públicas”, refiriéndose de modo expreso a que “la equidad y la sostenibilidad son la brújula de la Agenda, y a través de la implementación de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible se consigue, de manera directa o indirecta, reforzar los derechos de niños, niñas y adolescentes”. De ahí el compromiso manifiesto con ocho de esos ODS: “Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo, poner fin al hambre, garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos y todas en todas las edades, garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, reducir la desigualdad en y entre los países y alianzas para su logro”.

La población destinataria de sus acciones es la comunidad universitaria en general, las instituciones vinculadas con los derechos de la infancia y la adolescencia, tanto públicas como privadas, y la sociedad en su conjunto. Dentro del ámbito de la niñez y de la adolescencia, sus objetivos, entre otros, son fomentar la investigación científica y tecnológica desde perspectivas interdisciplinares que integren aspectos socioculturales, históricos, educacionales, psicológicos, sanitarios y jurídicos, potenciar diseño y desarrollo de proyectos de investigación nacionales e internacionales, promover la organización de eventos formativos, cursos, conferencias, seminarios y talleres, así como favorecer los intercambios académicos, promover la incorporación en los planes de estudios de contenidos específicos dirigidos a la prevención, detección precoz e intervención de los casos de violencia sobre la infancia y la adolescencia, incentivar la concienciación y sensibilización social y, muy importante, asesorar a los Poderes y Administraciones Públicas con relación a la normativa, políticas y programas de actuación. En definitiva, y sirve como resumen, potenciará la universidad como entorno generador de conocimiento, defensa y promoción de los derechos de la infancia y adolescencia.