José Céspedes, investido quinto rector de la historia de la UAL frente a una completa representación de la sociedad 

0
1186

Multitudinario acto en el Paraninfo de la Universidad de Almería, en el que su antecesor, Carmelo Rodríguez, ha hecho entrega de la medalla, el bastón y el birrete al nuevo rector. Los miembros de su equipo de gobierno también han tomado posesión. José Céspedes anuncia un futuro de crecimiento: “Nuestra UAL es un proyecto dinámico en continua evolución”

“Recibe los distintivos de la dignidad y confianza que te ha sido concedida y de la responsabilidad que has de asumir”. Esa es la fórmula institucional que José J. Céspedes ha oído en boca de Carmelo Rodríguez antes de recibir los atributos y ser investido como quinto rector de la historia de la Universidad de Almería. Desde el nacimiento de esta institución, en julio de 1993, durante sus tres décadas de trayectoria académica han ocupado el cargo, cronológicamente, Alberto Fernández, Alfredo Martínez, Pedro Molina y el propio Carmelo Rodríguez, nombres a los sucede un Céspedes completamente arropado por la sociedad. Lleno el Paraninfo de la UAL, ha asistido una nutrida representación de los agentes sociales, económicos y políticos de la provincia, además de José Carlos Gómez Villamandos, consejero de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía.

El acto de investidura ha conservado todo su simbolismo, desde el desfile de birretes, a la entrada de la comitiva académica bajo las notas del ‘Venir creator spiritus” y, tras la entrega de la medalla, el bastón y el birrete, el cambio de posición presidencial entre el rector saliente y el entrante. Carmelo Rodríguez, así, ha sido el encargado de abrir la ceremonia, dando paso a Isabel María Ortiz, secretaria general de la Universidad de Almería, para la lectura del decreto de nombramiento de José Céspedes. Ya presidido por el nuevo rector, el acto ha continuado con la solemnidad de la toma de posesión del equipo de gobierno, presente al completo sobre el escenario del Paraninfo. Antes se ha invitado a Carmelo Rodríguez a pronunciar unas palabras a título de despedida y después han intervenido José Carlos Gómez Villamandos y José Céspedes, quien ha dado paso al ‘Gaudeamus Igitur’ como colofón.

El nuevo rector de la UAL ha realizado un discurso cargado de proyectos de futuro. Ante todo, ha destacado que “este acto refuerza” su “certeza de que los agentes sociales, económicos y políticos, y la propia comunidad universitaria, creen en su universidad, confían en ella, consideran que es una institución útil y necesaria a la que hay que acompañar y arropar siempre”. Bajo esa responsabilidad, la que ha recibido en las urnas, Céspedes ha agradecido la “gran madurez democrática” de la comunidad universitaria con su alta implicación en el proceso electoral” que lo ha llevado al rectorado: “Interpreto esta encomienda (…) como un contrato basado en la confianza, y en el compromiso y esfuerzo permanente, que os puedo garantizar que en ningún momento perderé de vista”. Inicia así un camino de seis años de mandato, novedad introducida en la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario.

Para ese tiempo que se abre ha pedido la implicación de todos: “Una institución como la UAL será mejor en la medida en que el conjunto de la comunidad se comprometa con su buen funcionamiento y se implique en elevar aún más su relevancia, su prestigio y su utilidad”. El final del camino es “la Universidad de Almería del futuro, que debe estar preparada para ofrecer, a los estudiantes y a la sociedad en su conjunto, respuestas a los enormes desafíos que las transformaciones tecnológicas, económicas y sociales están ya planteando”. Deberá ser así “liderando los avances en el conocimiento desde principios éticos y morales de justicia, igualdad, equidad, inclusión, solidaridad y sostenibilidad”. A título de directriz general, “todo nuestro potencial docente, investigador, técnico y de gestión debe permanecer al servicio de una sociedad cada vez más globalizada, multicultural y diversa”.

José Céspedes ha reconocido que “para avanzar hacia ese horizonte” se parte “de una situación envidiable”, haciendo referencia uno por uno a todos sus antecesores y dirigiéndose personalmente a Carmelo Rodríguez, “has dejado el listón muy alto”, para darle su agradecimiento: “Formar parte de tu equipo han sido para mí una fuente constante de aprendizaje”. A partir de ahora ha definido como “un honor y un orgullo representar al máximo nivel a una institución como la Universidad de Almería, que aúna, promueve y es símbolo de los mejores valores de la sociedad, honor y orgullo que llevan aparejada al mismo tiempo una altísima responsabilidad de la que soy plenamente consciente y para cuyo cumplimiento pondré todo mi esfuerzo”. Estará rodeado de “un magnífico equipo de gobierno, de gran solvencia académica y profesional, con gran calidad humana y, sobre todo, muy motivado y muy ilusionado”.

El rector ha trazado una hoja de ruta que conduzca “a impulsar un nuevo salto cualitativo y cuantitativo de esta institución y situarla en vanguardia”. Las líneas de actuación se asentarán sobre “dos premisas fundamentales: primera, que todas las líneas se centran en las personas, en los estudiantes, en el personal docente e investigador, en el personal técnico, de gestión y de administración y servicios, y, por supuesto en el compromiso con la sociedad, y segunda, que la Universidad de Almería tiene que consolidar y elevar su nivel internacional como institución de educación superior de referencia, promoviendo el crecimiento de la provincia de Almería, a través de una interconexión profunda con el territorio, al mismo tiempo que contribuye al desarrollo del sistema universitario andaluz y de Andalucía de una forma solidaria”.

Ha ido desgranando su proyecto comenzando con la docencia, haciendo “hincapié en la implementación de habilidades, contenidos y metodologías innovadoras” y hablando de “empleabilidad”, siguiendo por la formación e investigación: “Acompañaremos a la producción científica de la UAL en la consecución de los estándares más altos de impacto, relevancia y accesibilidad, en la búsqueda de un creciente reconocimiento internacional”. Se ha referido a “nuestra ya prestigiosa actividad cultural, convertida en otra línea estratégica transversal de nuestra acción de Gobierno, y que constituye una seña de identidad de esta institución”. Lo ha relacionado con “seguir avanzando en la línea de transferencia e intercambio de conocimiento con el entorno, (…) en una mayor conexión con el tejido productivo, industrial y empresarial, creando espacios de innovación y potenciando la cultura emprendedora”.

Otros ejes citados por José J. Céspedes han sido “el refuerzo del perfil internacional de la Universidad de Almería, atrayendo talento internacional”, la transformación digital del campus, que “va a representar otro de los grandes pilares de esta etapa”, los valores, con el “propósito de que ninguno de nuestros estudiantes abandone por motivos económicos esta institución”, la vida universitaria saludable y activa, “señas de identidad de la vida en un campus dinámico y abierto”, que “se aproxime aún más a la ciudad y a la provincia, compartiendo espacios, edificios e instalaciones que faciliten la colaboración y el intercambio de conocimientos”. Además ha formulado el “compromiso ético” de su equipo antes de realizar la petición de “colaboración” en “esa carrera de fondo” a todos los agentes presentes, definiendo a la UAL como “una empresa colectiva” y como “un proyecto dinámico en continua evolución”.

Por su parte, el consejero de Universidad, Investigación e Innovación, José Carlos Gómez Villamandos, ha puesto de manifiesto la trayectoria investigadora desplegada por la UAL, con una participación relevante en áreas como la sequía, el cambio climático o la agricultura. En su discurso ha querido poner de relieve el esfuerzo realizado por esta institución en la confección de sus propuestas para la nueva programación académica, destacando su elevada especialización en áreas del conocimiento fundamentales como las TIC o la salud y su apuesta por la formación interuniversitaria e internacional. Esa orientación dada a sus futuras titulaciones “contribuirá a reforzar los vínculos y la cooperación entre campus, en línea con lo marcado desde el Gobierno andaluz”, ha incidido. Además, ha felicitado a la universidad almeriense por su iniciativa de analizar qué planes de estudio deben actualizarse.

Em cuanto a Carmelo Rodríguez, ha reconocido “nostalgia” en su despedida, pero sobre todo “buenos deseos” para este mandato que inicia José Céspedes. Ha agradecido “con mayúsculas” a la comunidad universitaria este tiempo en el que “ha sido todo un privilegio pilotar esta nave”. El rector saliente ha procurado “realizar una gestión lo más eficiente y responsable posible basada en los principios de transparencia, responsabilidad institucional, gobernanza comprometida y ética, y autonomía universitaria”. Para el rector entrante ha pedido “respaldo y compromiso” a “las instituciones y entidades públicas y privadas de la sociedad almeriense, y los gobiernos regional y nacional”. A Céspedes le ha recordado “retos heredados”, como la adaptación a la LOSU, UNIGREEN y financiación, expresándole su confianza: “Aúnas cualidades profesionales y humanas extraordinarias”.