Una exposición aborda desde la UAL todos los aspectos de la crisis de los refugiados

0
163

El Edificio C de Humanidades de la Universidad de Almería alberga hasta el día próximo día 25 una muestra en la que se profundiza sobre sus causas y consecuencias, las reacciones de las instituciones y las respuestas ciudadanas que piden justicia ante este drama humanitario.

ALleva por título un mensaje directo a las personas afectadas, ‘Refugiados, bienvenidos’ y está organizada por la Facultad de Humanidades y Acciónenred Andalucía, una ONG que además la ha elaborado junto al Grupo Eleuterio Quintanilla con la colaboración de la Asociación Comisión Católica Española de Migración, la Asociación de Ayuda Humanitaria al Refugio y la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía. Desde este día 15 pasado ya está abierta al público en el pasillo central del hall del Edificio C de Humanidades de la Universidad de Almería, en donde permanecerá hasta el próximo viernes 25. Con carácter eminentemente divulgativo, la exposición ofrece un análisis en profundidad acerca de la crisis de los refugiados a lo largo de 18 paneles.

Así, describe todo el drama que a día de hoy están viviendo miles de personas que buscan asilo y acogida en Europa, las causas y las consecuencias que genera esta realidad, las reacciones de las diferentes instituciones, y las respuestas que se vienen dando desde una ciudadanía implicada que pide justicia y solidaridad. Ello queda reflejado en un contenido distribuido en los paneles y que supone realizar un recorrido completo por esta crisis humanitaria. El proyecto ‘Refugiados, bienvenidos’ es una acción para la reflexión y sensibilización de la ciudadanía, con el objetivo de presionar a las autoridades para que den una respuesta urgente. En ese sentido, se refleja como “ilegal, injusta e inhumana” la respuesta de la Unión Europea, y se ha recordado que el Gobierno de España solo ha reubicado a un 11% de las personas que se comprometió en 2015.

Desde su inicio numerado, los paneles 1, 2 y 3 proporcionan una amplia información sobre sus causas deteniéndose, en primer lugar, en la guerra siria, para posteriormente hacer un recorrido por otros conflictos que de igual modo generan desplazamientos de población. En cuanto a los 4, 5 y 6, ofrecen un breve recorrido por la historia de dichos desplazamientos humanos, resumen datos sobre los actuales y se informa también de las particulares circunstancias que acompañan a las mujeres y los menores. En el panel 7 se hace una separación de los conceptos ‘refugiado’ e ‘inmigrante’, si bien ambos son definidos como “víctimas de un nuevo desorden internacional”, y se continúa con los números 8 y 9, dedicados a la historia de España y Europa para demostrar que los problemas actuales de la población de Oriente Próximo fueron ya vividos anteriormente por los europeos, de lo que se derivó la legislación internacional que hace del refugio un derecho.

En relación a los paneles 10, 11 y 12, sintetizan los dilemas de la actual política oficial europea, que en el impide el acceso a la UE, se presta atención al papel que desarrollan algunos medios de comunicación y se desmonta la justificación de la política represiva en esta materia. Ya en los dos bloques finales, los 13, 14 y 15 están destinados a dar cuenta de las voces críticas que han demandado el desarrollo de políticas alternativas, las ‘ciudades refugio’, los derechos que asisten a los demandantes de asilo y las medidas concretas que deben acometer los gobiernos. Por último, los números 16, 17 y 18 se destinan a rechazar prejuicios y a pedir adoptar compromiso personal, mostrando a algunas de las personas refugiadas que han vivido o viven en España y que han contribuido positivamente al bienestar general.

Los creadores de la muestra han recordado que las personas demandantes de asilo están siendo “abandonadas a su suerte en las fronteras de Europa, confinadas en campos de detención, se las expulsa, se las obliga a buscar vías de salvación recurriendo a las mafias de traficantes y perecen, en ocasiones, víctimas de las medidas represivas de los gobiernos que tienen la obligación legal de darles refugio”. Finalmente han recordado el dato de que “actualmente más de 68,5 millones de personas están desplazadas de sus hogares, obligadas a huir por la guerra, la violencia y las graves violaciones de sus derechos fundamentales”, el número más alto jamás registrado desde la II Guerra Mundial. Siria sigue siendo el país de origen de un mayor número de refugiados y el análisis confirma que, un año más, fueron los países más empobrecidos los que acogieron a un mayor número de personas refugiadas, como Jordania, Turquía, Líbano o Pakistán.