El inminente Doctor Honoris Causa por la UAL, José F. Tirado, analiza el futuro de los sistemas de computación

0
933

El catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad Complutense de Madrid ha ofrecido una charla titulada “¿Hay vida después de la Ley Moore?”.

El futuro de los sistemas de computación ha sido la temática elegida por el catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores, José Francisco Tirado, en la conferencia ofrecida este jueves, 23 de noviembre, en la Sala de Grados de la Escuela Superior de Ingeniería.

José Francisco Tirado, quien será investido doctor Honoris Causa mañana viernes, 24 de noviembre, por la Universidad de Almería ha impartido la conferencia “¿Hay vida después de la Ley Moore”? y en ella ha ido desgranando el que a su juicio será el futuro de los sistemas de computación. “Hace 10 años se viene pronosticando el final de la Ley de Moore que tiene que ver con el escalado tecnológico de los circuitos integrados y de todos los dispositivos electrónicos que utilizamos”. Durante casi 50 años cada 24 meses se duplicaba el número de dispositivos que se pueden meter en la misma superficie de silicio “y eso parece que está acabando, o que su final estará en la próxima década, pero hay mucho movimiento alrededor de qué es lo que va a reemplazar a los dispositivos electrónicos basados en silicio que estamos usando para los sistemas que utilizamos actualmente”.

Entre las alternativas, el catedrático habla de una línea continuista que seguirá “explotando la misma tecnología haciendo dispositivos más pequeños. En este momento los que utilizamos tienen el tamaño de 14 nanómetros, pero fácilmente hasta 5 podemos seguir escalando, pero es probable que más allá también, si alguna de las investigaciones de las técnicas que se están proponiendo funcionan correctamente. Se tratará de rediseñar los transistores para que puedan ser más pequeños y más fiables”.

Tirado también habla de una alternativa rompedora con la tradicional que va de la mano de la computación cuántica, “que ya no es una promesa, es una realidad que estará por lo menos a nivel de máquinas experimentales complejas probablemente al final de la próxima década”.

La Ley de Moore es la norma que lleva rigiendo desde hace tres décadas el destino de los procesadores y chips que llevan los ordenadores, smartphones y otros equipos tecnológicos. Esta ley, que nació en 1965 de la mano del fundador de Intel, Gordon E. Moore, augura que cada dos o tres años (uno, en sus inicios), se debe duplicar el tamaño de transistores que caben en un microprocesador.