La UAL ayudará a mayores, niños y ‘guerreros’ a crear su propia ‘vacuna emocional’ contra el confinamiento

0
674

Los grupos de investigación de la Universidad de Almería ‘Investigación en el ámbito educativo y de la salud’ e ‘Intervención psicológica y médica a lo largo del ciclo vital’ crean el Programa Psicoeducativo EMOCOVID, fruto del convenio entre la UAL y Diputación Provincial.

Ya lo tienen todo preparado y se basa en un “estudio empírico” que sus creadores han realizado durante la primera semana del estado de alarma. Con una semana más para elaborarlo en relación a las cuestiones y necesidades detectadas, se pone en marcha este martes 31 de marzo, día 17 de confinamiento, para ser una herramienta a disposición de los grupos que más lo necesitan, tanto las personas mayores, como los niños y, por supuesto, los ‘guerreros’, refiriéndose a los profesionales que siguen en primera línea de batalla. Es EMOCOVID, un Programa Psicoeducactivo para trabajar el estado emocional de esa población concreta en esta especial situación de confinamiento y de lucha ante el COVID-19. Se ha creado a partir de una investigación previa de los grupos de la Universidad de Almería ‘Intervención psicológica y médica a lo largo del ciclo vital’, dirigido por María del Mar Molero, e ‘Investigación en el ámbito educativo y de la salud’ SEJ-581, por María del Carmen Pérez-Fuentes. El lugar de referencia para poder usarlo es la web www.sej473.com/mequedoencasa.

En este portal se actualizará diariamente la propuesta de actividades generadas por un nutrido grupo de investigadores, un total de diez, coordinados por José Jesús Gázquez, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UAL, y pertenecientes a la Universidad de Almería, a la UNED de Almería y a la Alfonso X ‘El Sabio’ de Madrid. Ellos son, además de los tres ya citados, María del Mar Simón, Diana Jiménez, Ana Belén Barragán, Rosa María del Pino, Iván Herrera, África Martos y José Gabriel Soriano. Las actividades que se van a proponer estarán dirigidas “a trabajar las emociones” con un objetivo de entrada: “Esperamos que cada día las personas se dirijan a la web a realizar una actividad que aflore un sentimiento, una emoción”. Por tanto, se trata de “actividades específicas para mayores, niños y profesionales que están en activo”, y con ellas se intentará que durante unos minutos “creen su propia ‘vacuna emocional’”.

María del Carmen Pérez-Fuentes ha precisado que “esto será al menos todos los días mientras dure el confinamiento”, y ha abundado sobre el trabajo previo desde el que se levanta el programa, liderado por Gázquez Linares durante la primera semana de confinamiento, de “análisis de la percepción de la amenaza de enfermedad por COVID-19 y el estado emocional de la población”. Así, “en poco tiempo se obtuvo una muestra lo suficientemente grande que permitió llevar a cabo un análisis estadístico de los datos, así como redactar varios artículos que actualmente están siendo revisados en diferentes revistas para su publicación”. Más allá, “estos resultados mostraron necesidad de trabajar el estado emocional en beneficio del bienestar”, su aplicación práctica ante la realidad de la población, que proporcione “una pequeña ayuda a todas aquellas personas que se encuentran más vulnerables para superar con éxito esta nueva situación”. Esta profesora e investigadora ha remarcado que “uno de los objetivos fundamentales que deben cumplir las universidades es la transferencia del conocimiento”. El siguiente paso fue “trasladar esos resultados al desarrollo de un Programa Psicoeducativo”.

De ahí que EMOCOVID ha nacido “basado en un enfoque de investigación-acción”. Las actividades serán específicas para para cada grupo destinatario, siendo los “guerreros” los integrantes del gran colectivo formado por “policías, cajeros, transportistas…, un largo etcétera de profesionales junto con los profesionales sanitarios y no sanitarios, que siguen saliendo todos los días a trabajar”. María del Carmen Pérez-Fuentes ha añadido que “actualmente están planificadas las actividades de la primera semana, y se está trabajando para la siguiente”, ya que no obstante es “un programa dinámico que se adaptará a las diferentes necesidades y/o propuestas que se generen durante su aplicación”. Sobre todo, “es importante tener en cuenta que debe ser adaptado a todos los acontecimientos que vayamos viviendo, y, por tanto, no podemos señalar cuánto tiempo durará”, ha matizado para después dejar claro su compromiso hasta el final: “Seguiremos ofreciendo actividades diariamente mientras dure la situación y podemos señalar que, una vez finalizada, vamos seguir unos días más, porque entendemos que podemos ayudar a retomar la normalidad”.

Se utilizan “diferentes recursos didácticos, lúdicos y dinámicos basados fundamentalmente en soportes audiovisuales, pero teniendo en cuenta en todo momento las características de los grupos a los que se dirige”. Todas las actividades pretenden “el trabajo de las emociones a través de la generación de un sentimiento, reconocimiento de emociones, toma de conciencia emocional, expresión y gestión de emociones…”, y su modo de llegar a la población se ha diseñado “fundamentalmente a través de redes sociales, pero además con el apoyo mediático de la Universidad de Almería”. La directora del grupo SEJ-581 ha añadido que espera que EMOCOVID “vaya creciendo con la implicación activa de los propios participantes, siempre “con el objetivo general de conseguir un estado emocional saludable a través del entrenamiento de habilidades emocionales”. A su juicio, el camino siempre debe ir dirigido al servicio a la sociedad: “Como investigadores de larga trayectoria en el estudio de las emociones, no podíamos quedarnos estáticos ante esta situación, que requiere de la implicación de la comunidad universitaria en todos sus ámbitos, ya que no solo es importante que participe la UAL en la generación de material sanitario, sino también en implementar este tipo de recursos para bienestar emocional”.