La UAL refuerza la historia y la arqueología de Almería describiendo la ocupación del paisaje en los mundos antiguo y medieval

0
216

Organizado por el Grupo de Investigación ‘Abdera’ entre los días 1 y 2 de septiembre, como primer evento del año académico entrante en la Universidad de Almería, deja una completa panorámica social, patrimonial y natural del sur peninsular en ambos periodos históricos, pero además amplía el marco de análisis añadiendo el contexto mediterráneo.

No ha tardado el campus de la UAL en tener su primera gran cita tras la vuelta del periodo estival, ya que se han abierto las puertas y directamente se ha recibido a más de 25 investigadores participantes en un nuevo congreso internacional de éxito. De hecho, el programa que se ha desarrollado ha tenido que realizar un máximo aprovechamiento del tiempo disponible, dada la gran cantidad de trabajos presentados y su alto nivel. Procedentes de varias universidades nacionales y extranjeras, desde el comité organizador, formado íntegramente por miembros del Grupo de Investigación ‘Abdera’, incluso se ha tenido que atender la necesidad de darle carácter virtual, pese al formato presencial de este ‘I Congreso Internacional Tierra y Mar: organización y ocupación del paisaje del sureste peninsular durante el mundo antiguo – medieval y su contexto mediterráneo’.

Así lo ha relatado Patricia Argüelles en representación de sus compañeros: “Han sido sesiones muy intensas, la llamada ha sido interesante, porque se ha tenido de tierra y de mar, y una fusión del mundo antiguo y medieval que ha enriquecido mucho cada día del congreso, y se ha contado con dos intervenciones desde Croacia y Grecia, investigadores a los que se les ha dado la ocasión de participar por la relevancia de sus trabajos, pese a que se ha realizado con carácter presencial”. A Argüelles han acompañado en la organización María Juana López y Enrique Aragón, del Área de Historia Antigua, y Manuela García y Francisco José Díaz, del Área Historia Medieval, dentro del grupo ‘Abdera’. Además, ha contado con la colaboración del Vicerrectorado de Investigación, la OTRI, el Aula Marina, la Facultad de Humanidades y los campus de excelencia internacional del Mar y del Patrimonio.

El balance es muy positivo, como ha precisado Argüelles: “Todo esto nos une como historiadores y arqueólogos de estos mundos, el antiguo y el medieval, y hemos logrado cumplir con la idea originaria, que era hacer un refuerzo del estudio de la historia y de la arqueología en Almería, pero con la abertura al sureste peninsular y luego al contexto Mediterráneo, la vinculación de Almería con él, para incorporar la participación de ponentes de otras universidades nacionales e internacionales”. Ha resultado difícil dar cabida al interés de esta primera edición, lo que deja claro, de antemano, que ha nacido con vocación de continuidad: “Hemos recibido muchos trabajos y el horario se ha confeccionado ‘a calzador’, pese a que se han quedado fuera más investigaciones, y no se puede olvidar que seguimos evolucionando en los proyectos que arrancamos ahora, así que sí, habrá segunda edición”.

Bruno Franco, historiador del Consorcio Ciudad Monumental de Mérida, “organismo que gestiona el patrimonio arqueológico monumental” de la capital de Extremadura, ha abierto la segunda jornada. Su intervención se ha titulado ‘Evolución del paisaje en la cuenca media del Guadiana desde época romana al periodo medieval’, “una visión distinta a la general del congreso que ha ido de mar y tierra, y esta ha abordado tierra y medio fluvial”. Ha relatado a través de ella “la evolución del patrimonio local desde el primer milenio de la etapa romana hasta la etapa andalusí, con la idea de presentar un territorio bastante bien definido y que tiene una pervivencia durante esos mil años a nivel socioeconómico, cultural…”.

Franco ha mostrado su satisfacción por que el congreso haya tratado “diversos puntos de vista”, catalogándolo textualmente de “muy enriquecedor”. Ha recordado que “no solamente Mérida, sino también toda esa zona occidental de la península, tuvo una importancia fundamental” que viene desde antes, pasando por “la época del bronce y del hierro”, aunque “fue desde la fundación de Augusta Emerita, en el siglo I, cuando se desarrolló la parte occidental del Imperio Romano y que se mantuvo durante toda la etapa posterior, hasta la caída en desgracia de la ciudad”. Ha participado un buen número de investigadores de la Universidad de Almería, dejando muestras del potencial de esta institución, así como de las de Jaén, Cádiz, Alicante o Valencia, además de Aix-Marseille y PSL París, de Francia, Évora, de Portugal, el Instituto Danés de Atenas, en Grecia, y la Flinders University, Australia.