La UAL da cabida a la educación disruptiva para reflexionar sobre los cimientos docentes

0
246

Estrena Jornadas que en su primera edición cuentan con Juan Domingo Farnós, introductor del concepto en España y que ofrece la conferencia que da título al evento: ‘Educación del futuro vs futuro de la Educación’.

La web a través de la que se ha informado y se ha articulado el proceso de matrícula, totalmente gratuita, pone en lugar preferente una frase, “estamos ante el fin de la enseñanza y el inicio del aprendizaje”, cuyo autor es Juan Domingo Farnós. Primero en subir a la tarima, es el principal experto en ‘educación disruptiva’ en este país, como ha querido destacar el organizador de estas I Jornadas dedicadas a esta cuestión en la Universidad de Almería, Mauricio Rodríguez, profesor de Didáctica de la Expresión Musical: “Es un referente en TIC, inclusión, investigación, en e-learning y redes sociales en educación también, el introductor del concepto de ‘educación disruptiva’ en España, y es necesario que nuestra universidad escuche sus ideas y tomemos nota del cambio necesario”.

De hecho, al plantearse los objetivos, Rodríguez lo ha tenido claro: “Estudiar cómo adaptar la educación actual para crear los necesarios paradigmas del futuro”. El camino se ha trazado de una manera firme: “Para ello se ha partido de un análisis exhaustivo del estado de la cuestión que plantea las líneas de acción necesarias, que son varias, transdisciplinariedad, inclusión, nuevos espacios de aprendizaje, inteligencia artificial, e-learning inclusivo… todo lo que se engloba bajo dicha denominación, y lo hemos hecho desde la teoría y la investigación para pasar a una jornada 100% práctica, el sábado, con el desarrollo de dos talleres”. Con colaboración del Vicerrectorado de Extensión Universitaria y Deportes y el Departamento de Educación de la Facultad, con sede en el Aula Magna de Humanidades, cabe destacar que se ha pretendido dar un paso más con estas ‘I Jornadas de Educación Disruptiva: Educación del futuro vs futuro de la Educación’.

Así lo ha explicado el propio Juan Domingo Farnós al repasar la definición de este movimiento: “La educación disruptiva es mucho menos educación y mucho más sociedad, es un término que lo que quiere es construir una nueva cultura con otros valores llegando a todos aquellos factores de la sociedad que ahora pertenecen a un viejo paradigma”. Ha abundado al respecto al explicar que “la educación disruptiva no tiene ni edades, ni ciclos, ni nada, ya que lo que pretende es el aprendizaje continuado y permanente, pero de tal manera que tanto el aprendizaje formal, de una escuela o la universidad, como el informal, el que se puede realizar en lugares no tan controlados como Internet, sean reconocidos por la sociedad con el mismo valor, planteamiento que es el que la sociedad ahora quiere y necesita, porque se está desentendiendo bastante de todo lo que sea formal, uniformizado, reglado, prescriptivo… y lo que quiere en este tiempo actual es lo que sea personalizado, socializador, inclusivo… y por ese camino va la educación disruptiva”.

No ha venido a la UAL con otro objetivo que no sea el de sembrar el pensamiento crítico: “No me quedaría satisfecho con la consecución de nada, no va de respuestas, va de preguntas, lo que se intenta es que las personas se tengan que hacer, ellas mismas, un montón de preguntas, y los docentes los que más, que vean sobre todo dónde vamos, sembrar la duda, la incerteza, porque en la que estamos es en una sociedad de incertidumbre, y es necesario que aprendamos a vivir con ella”. Investigada desde hace 25 años, “la educación disruptiva no es una innovación, va más allá y abarca la línea de flotación de la sociedad, cambiando la manera de entender la vida, la cultura, los valores y la manera de hacer y sentir las cosas, todo a una velocidad exponencial que no se sabe a dónde conduce y que hace que la gente tiene que aprender cosas hoy que para mañana ya no sirve, y debe estar preparada para cuando llegue mañana ser capaces de aprender”.

Por lo tanto, lo planteado es un cambio obligado que comparte Mauricio Rodríguez: “Yo como director del III Congreso de Educación Musical ‘Con Euterpe’, que celebramos en la UAL en 2016, vi la necesidad de trabajar la interdisciplinariedad si queremos que el cambio necesario en educación se produzca, y como especialista en didáctica de la música, desde entonces lo intento en mi área, pero dando siempre cabida a profesionales que nada tengan que ver con la música; en esta línea, Juan Domingo Farnós y yo estamos trabajando en el desarrollo de varios libros sobre educación disruptiva”. La primera conferencia ha llevado por nombre ‘Educación del futuro vs. futuro de la educación’, ofrecida por Farnós, pero el resto de ponentes han sido calificados como “fenómenos” por el organizador, especialmente en la parte práctica, ello tras la charla teórica de Antonio Cara sobre ‘La escuela en la sociedad digital’ y el ‘Espacio Abierto de Experiencias’, en especial sobre idiomas con Irene Rivera y María del Mar Sánchez, e inteligencia artificial, con la participación de Jesús Estrella y Pedro Fernández.

No en vano, el sábado cuenta con “dos conocidos profesores, Antonio Calvillo, del IES Cristóbal Colón de Sanlúcar, primer doctor español con tesis ‘flipped learning’, director del II Congreso Nacional de Educación Musical con Euterpe y formador de los CEP andaluces, que trabajará metodologías del ABP y ABR con uso 100% práctico del pensamiento computacional, y Anna Mª Biffi, de Segovia, famosa por sus numerosas danzas multitudinarias con 300-400 personas, flashmob como el que hizo el curso pasado en la UAL y que impartirá un taller sobre aulas activas y cómo la música puede ser la materia transversal que mejore el aprendizaje de los valores cívicos y democráticos que toda sociedad moderna necesita fomentar”. Estas jornadas se plantean con la intención de abrirse a lo que ya es una realidad en la sociedad actual y afrontando la transformación “no rompiendo, sino todo lo contrario, construyendo”, como ha dicho Farnós.