La UAL aplaude la intachable responsabilidad de estudiantes y profesores durante el primer día de exámenes

0
289

La Universidad de Almería no deja cabida a la improvisación y el Vicerrectorado de Ordenación Académica ha facilitado una serie de instrucciones y ha coordinado un minucioso dispositivo de seguridad frente a la COVID-19, con todas las áreas implicadas, para un periodo de pruebas presenciales que ha comenzado hoy con absoluta normalidad y que incorporará cualquier nueva indicación por parte del Gobierno andaluz hasta que finalicen los exámenes el día 23.

“Todo ha sido normal, no ha habido nada extraordinario, dentro de la delicada situación sanitaria que es de sobra conocida: teníamos que organizar los exámenes con total seguridad, contábamos con nuestro protocolo para ello, realizado y aprobado por el Comité de Seguridad, y simplemente lo hemos puesto en marcha tras hacer una reunión de coordinación con la finalidad de que esa seguridad no solo esté en el aula, sino también en el acceso a los aularios”. Así lo ha relatado María Angustias Martos, vicerrectora de Ordenación Académica de la UAL, mediada la primera jornada de exámenes presenciales en el campus de La Cañada, una vez comprobado, in situ y en persona, el perfecto funcionamiento del dispositivo. Esta convocatoria de enero, que se extenderá hasta el próximo día 23, se ha puesto en marcha, por tanto, con total éxito, o lo que significa lo mismo, “sin riesgo de contagio, porque está todo organizado y porque los estudiantes y los profesores han mostrado una intachable responsabilidad en el cumplimiento de todas las medidas propuestas desde Sanidad e implementadas desde la Universidad de Almería”. “No obstante, estamos preparados para, en caso de que el gobierno de la Junta de Andalucía así lo considere, incorporar en nuestro protocolo de actuación todas las recomendaciones e indicaciones necesarias”.

Así, Martos ha aplaudido el comportamiento tanto de estudiantes como de profesores, a la vez que ha agradecido el compromiso y el desempeño de sus funciones por parte de las personas de conserjería y de seguridad: “Les pedimos a los profesores responsabilidad, pero sobre todo a los estudiantes, para que cuando accedan al lugar de su examen guarden la distancia social recomendada y que no se produzcan aglomeraciones, algo que se ha facilitado enormemente gracias a la coordinación previa que se tuvo con Seguridad, que se ha encargado del control de acceso a los aularios, y de conserjería, que ha organizado la entrada a las aulas”. Además, y sabiendo la sucesión de turnos en el mismo espacio, en dicha coordinación también participó Limpieza, que entra en los espacios una vez desalojados para realizar la desinfección de los mismos, siempre con las ventanas abiertas para no interrumpir la ventilación”. Con todo puesto en marcha, se ha comprobado que “los estudiantes de la Universidad de Almería solo deben de preocuparse por preparar bien sus exámenes y de controlar los nervios que son habituales”.

La vicerrectora de Ordenación Académica ha asegurado, asimismo, que se está preparado para el día de mayor volumen, que será este próximo lunes día 11. “Por lo vivido hoy, no hay riesgo de contagio si se respeta todo lo organizado”. A ello ha añadido que una cuestión que ha resultado fundamental ha sido que los estudiantes han llegado teniendo claro tanto edificio como aula, información que se les ha facilitado previamente y que ha impedido que haya algún riesgo de aglomeración.

Y es que con fecha de 14 de diciembre, con la suficiente antelación, el Vicerrectorado de Ordenación Académica dejó concluida y publicada la Instrucción sobre exámenes en convocatorias oficiales de la Universidad de Almería ante las exigencias sanitarias causadas por la COVID-19’. Uno de los aspectos recogidos dice, textualmente, que “los exámenes tendrán una duración máxima de 2:15 horas, para poder cumplir con los protocolos de prevención, seguridad e higiene en cada franja horaria de examen (15 minutos para entrada y salida/30 minutos para limpieza)”. En el mismo se hizo referencia a medidas más concretas para el “estudiantado de riesgo o en confinamiento”, siempre remitiendo al ‘Protocolo de adaptación para el desarrollo de los exámenes extraordinarios presenciales’, aprobado en reunión del Comité de Seguridad y Salud de fecha 28 de julio de 2020, documento base testado y ya puesto en uso con éxito en la convocatoria de septiembre. No queda nada para la improvisación ni en el papel ni en la puesta en práctica de los puntos que componen dicho protocolo.