La comunidad universitaria recibe formación sobre el uso responsable de los antibióticos

0
489

Bajo el título ‘Comunicación y formación: claves frente a la resistencia antimicrobiana’ se ha celebrado una mesa redonda en la que han participado especialistas en la temática. La actividad se enmarca en la conmemoración del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos el próximo 18 de noviembre.

La resistencia de las bacterias a los antibióticos es un problema que preocupa a nivel internacional por el riesgo que representa para la salud de la humanidad. Con motivo del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, que se conmemora el próximo día 18 de noviembre, la Universidad de Almería ha organizado una jornada en la que se ha celebrado la mesa redonda ‘Comunicación y formación: claves frente a la resistencia antimicrobiana’.

La actividad ha estado moderada por Gabriel Aguilera Manrique, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Almería y miembro del proyecto de colaboración del Plan Nacional frente a la resistencia a los antibióticos, perteneciente a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad.

“La Facultad de Ciencias de la Salud forma parte de Plan Nacional Frente a la Resistencia a los Antibióticos y es una actividad que organizamos para sensibilizar y concienciar a nuestros estudiantes de la importancia de todo lo que se va a hablar de este tema por parte de una profesional internista, una farmacéutica y una enfermera. El objetivo es formarlos en algo tan problemático como es un uso irresponsable de los antibióticos”.

En la mesa redonda han participado María Ángeles Esteban Moreno, especialista de Medicina Interna del Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería y miembro del Programa integral de la prevención y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y uso apropiado de los antimicrobianos (PIRASOA); María Victoria Martínez Miras, enfermera de la UGC de Medicina Preventiva,  miembro de la Comisión de Infecciones del Hospital Universitario Torrecárdenas y miembro del PIRASOA y Alba Martos Rosa, facultativa especialista de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario de Poniente de El Ejido.

María Victoria Martínez Miras ha explicado que su intervención va enfocada “en la prevención de las infecciones que están relacionadas con la asistencia sanitaria que ya sabemos que el uso imprudente de los antibióticos favorece la resistencia y el hecho de que puedan aparecer nuevas infecciones, Voy a hablar de las medidas que debemos establecer los enfermeros para evitar la propagación de estos microorganismos que se vuelven resistentes a esos antibióticos en el medio hospitalario”.

María Ángeles Esteban Moreno, médico de la unidad de enfermedades infecciosas, ha indicado que su trabajo consiste en tratar exclusivamente las infecciones contraídas en el hospital. “Llevo 12 años trabajando en el hospital y cada vez hay bacterias que son más resistentes a los antibióticos y, por tanto, más complejas de tratar porque pese a que en investigación han salido antibióticos nuevos, cada vez nos supone un problema mayor. Un paciente que entra por un proceso benigno a una cirugía, por ejemplo, no debería de infectarse por una bacteria del medio hospitalario resistente a los antibióticos”. Para hacer frente a esta problemática señala que hay que seguir una serie de pasos. “Uno es la prescripción racional del antibiótico por parte del médico, otro el uso correcto por parte del usuario y, por último, estaría el que tienen que dar las unidades especializadas que sería administrar los antibióticos de la forma correcta y prevenir la propagación de estas infecciones”.

España es uno de los países europeos con mayor tasa de resistencia a los antibióticos y esto se explica fundamentalmente por dos razones. Una de ellas es que los antibióticos se usan tanto en personas como en veterinaria, y otro es que no se prescriben los fármacos en las dosis justas para el tratamiento dando lugar a su almacenamiento y un uso incorrecto.

“El tema de los envases está ya contemplado en el Plan Nacional Frente a la Resistencia a los Antibióticos para ajustar las cajas a la duración de tratamiento. La automedicación que es una actividad muy extendida en la sociedad, lo que provoca el uso de antibióticos de forma incorrecta como, por ejemplo, para enfermedades víricas como la gripe, al igual que cuando sobran dárselos al vecino. Lo que hay que hacer es llevarlos al punto SIGRE de reciclaje de todos los medicamentos, para no tenerlos en casa y evitar esa tentación de la automedicación”, ha explicado Alba Martos Rosa, facultativa especialista de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario de Poniente de El Ejido.

La jornada ha estado organizada por la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Almería, el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos 2022-2024 y los hospitales universitarios Torrecárdenas y Poniente y la iniciativa europea para la salud Día Europeo para el Uso Prudente de los antibióticos.

El Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos es una iniciativa europea de salud pública anual que se celebra el 18 de noviembre; su objetivo es sensibilizar sobre la amenaza que la resistencia a los antibióticos supone para la salud pública y fomentar el uso prudente de los mismos. 

Desde el Ministerio de Sanidad recuerdan que los antibióticos no curan las infecciones causadas por virus, como el resfriado común o la gripe, y únicamente son eficaces para combatir las infecciones bacterianas. El diagnóstico correcto y la decisión respecto a la necesidad de administrar antibióticos son competencia exclusiva de los médicos y siguiendo sus recomendaciones. Además, insiste en que el uso incorrecto de los antibióticos sólo sirve para que las bacterias se vuelvan resistentes a estos medicamentos, de manera que, si se necesita antibióticos en el futuro, es posible que ya no surtan efecto. Esto representa un riesgo para la salud, y no sólo para la persona que ha tomado los antibióticos de forma inadecuada, sino también para cualquier otra persona que pudiera contraer la bacteria resistente más adelante. Y advierten de que todos somos responsables de que los antibióticos sigan siendo eficaces.