‘Tenemos que dar el paso de exportar no sólo tomates sino también tecnología’

0
1138

El curso de verano sobre tendencias de negocio en el sector agroalimentario se ha inaugurado, esta mañana en el Centro de Cultura de Cajamar, con grandes expectativas por su temática y la calidad de los ponentes. Una sintonía que comparte con el curso sobre desafíos en la lucha contra el terrorismo islámico que se imparte en el AC Marriot. Ambos cursos finalizarán el 12 de julio.

La Universidad de Almería ha inaugurado, este lunes 10 de julio, el curso de verano ‘SmartBioHouses: Tendencias de negocio en el sector agroalimentario’ que está dirigido por el director del Centro de Investigación de la UAL, CIAIMBITAL, Diego Valera, y el director del Parque Científico Tecnológico de Almería (PITA), Antonio Domene.

El acto de inauguración, en el Centro de Cultura de Cajamar, ha estado presidido por la vicerrectora de Extensión Universitaria y Deportes de la Universidad de Almería, María del Mar Ruiz, quién ha puesto de manifiesto que este curso es una buena muestra de interacción entre universidad y empresa “se trata de uno de los sectores claves de nuestra provincia y de una de las líneas fundamentales de investigación por las que ha apostado nuestra Universidad. La industria agroalimentaria se encuentra en la actualidad inmersa en una revolución provocada por las nuevas tecnologías y por las demandas de los consumidores; el esfuerzo, la innovación en los cultivos intensivos bajo plástico y las investigaciones en este sector han conseguido que en nuestra provincia se concentre el 68% de la producción agrícola de nuestro país”.

Expertos del sector y destacados investigadores participan en este curso que está dirigido por Diego Valera, director del centro de investigación CIAIMBITAL, referente en Agroalimentación y Biotecnología “el sector está muy bien posicionado a nivel internacional pero hay que ir innovando y poniéndose al día porque todas las ventajas competitivas en un mundo globalizado hay que ir renovándolas porque si no dejan de ser ventajas”.

El director del Parque Científico y Tecnológico de Almería (PITA), Antonio Domene, también director del curso, ha colaborado estrechamente en el diseño de los contenidos “el invernadero solar es el tipo de producción más sostenible porque utilizamos fundamentalmente energías renovables; Almería es un ejemplo de coexistencia con el entorno natural, y la innovación tiene que ser el copiloto que tenemos que tener en este sector para abordar los años venideros”.

El director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García, ha vaticinado un gran futuro en el mercado mundial y ha puesto el acento en la revolución tecnológica “Almería es referente internacional para un determinado tipo de producción que encaja perfectamente con las palabras: Smart, bio y houses. Tenemos que dar el paso de exportar no sólo tomates sino también tecnología porque habrá muchas zonas que necesiten nuestra tecnología para asegurar su autoabastecimiento y también para desarrollar agricultura de exportación como nosotros debido a unas condiciones climatológicas similares”.

El curso continuará esta tarde con la ponencia ‘El papel de los cultivos sin suelo en la horticultura moderna: calidad organoléptica y salud humana’ y la mesa redonda ‘Retos de la agricultura intensiva europea. Tendencias de cambio en el modelo de Almería’.

Y este lunes 10 de julio se ha inaugurado en el Hotel AC Marriot, otra de las subsedes de Almería, el curso ‘Desafíos en la lucha contra el terrorismo islámico’ que está dirigido por Alexandra Ainz, Antonio Segura Sánchez y Juan Carlos Checa.

La conferencia inaugural ha corrido a cargo de la directora del curso y profesora de la Universidad de Almería, Alexandra Ainz, quién ha puesto de relieve los desafíos a los que se enfrenta el terrorismo islámico “he expuesto los posibles nexos entre corrientes fundamentalistas y las acciones terroristas. Hay que dejar claro que una cosa es el Islam y otra las corrientes fundamentalistas dentro del Islam y que no todo fundamentalista tiene porque estar vinculado al terrorismo. Son cosas completamente diferentes”.

La profesora ha señalado que este tipo de pensamientos desembocan en problemas de convivencia “hay que estar muy atentos porque si empezamos a confundir musulmanes con terrorismo islámico caemos en racismo, xenofobia que imposibilitan la convivencia y entorpecen las investigaciones porque gastaríamos muchos recursos en investigar a una población que realmente no está vinculada para nada al terrorismo”.

Ainz ha destacado que hay diferentes formas de fundamentalismo “si ya el fundamentalismo puede sufrir mutaciones imaginad el terrorismo, los grandes desafíos a los que nos enfrentamos son desde los lobos solitarios que actúan en soledad influidos por redes sociales o por medios de comunicación hasta lo que tradicionalmente se han denominado células, cómo se fundamentan o su alcance porque cada vez son más transnacionales”.

El curso, que cuenta con un elevado nivel de participación con 60 matriculados, continuará esta tarde con la ponencia ‘Ciberyihad contra España’ y la mesa redonda ‘Desafíos en la lucha contra el terrorismo islámico’.