El Desafío del Club de Robótica de la UAL llega a su fin tras 8 meses de transferencia

0
592

La segunda Jornada de Automática, Robótica y Mecatrónica cierra un seguimiento llevado a cabo por diferentes centros de Secundaria de la provincia y los robots ‘conquistan’ el interés de los estudiantes de Pulpí.

Mes de septiembre, Noche Europea de los Investigadores. Se realizó en ese contexto una propuesta, la de un desafío recogido por varios IES. El Club de Robótica de la UAL planteó un problema con temática de ‘rehabilitación’ que los estudiantes de Secundaria y Bachillerato tenían que resolver con robots. Mes de mayo, II Jornada de Automática, Robótica y Mecatrónica. El mismo club, del que es responsable José Carlos Moreno, ha recibido los trabajos y ha resuelto, pero tras realizar un seguimiento permanente durante ocho meses: “Les han ido surgiendo dudas y por eso hemos ido a los centros para completar una interacción muy cercana”. Moreno es también miembro del Grupo de Investigación ‘Automática, Robótica y Mecatrónica’, que “está muy por la labor de transferir la investigación que realiza a la sociedad, y la sociedad del futuro será la de los que ahora son más pequeños, así que hay que empezar por ellos”.

Eso es lo queda de fondo en una jornadas organizadas por la Escuela Superior de Ingeniería de la UAL en cooperación con el propio grupo, el Departamento de Informática y el Club de Robótica, la transferencia de conocimientos y tecnología en un área considerada de especial interés para los estudiantes de enseñanza Secundaria y Bachillerato: “Hoy en día los robots son algo novedoso, como hace unos años lo eran los ordenadores; hoy en día un ordenador es normal, y en unos años un robot será normal, por lo que hay que aprovechar el momento para utilizar esa ‘herramienta’ para ayudar a la gente, como niños con autismo en sus terapias, o docencia, para que los chavales vean que las cosas que les explican en clase de matemáticas o de física tienen una aplicación directa en un ‘cacharro’ que se mueve; lo que van escuchando, como coches que se conducirán solos, les motiva para estudiar la base y que puedan crear los robots del futuro”.

Antes de esa última parte del Desafío, realizada en la Sala de Grados de la ESI, ha habido visita de un nutrido grupo de IES Mar Serena de Pulpí al laboratorio para “acercar la UAL a los chicos y que vean lo que se hace desde el punto de vista docente y de investigación”. Solo ha podido ser un centro por motivos de espacio, pero habrá más actividades, recogiendo la petición de Eloína, Miñano, profesora de Tecnología en ese centro: “Ha sido muy interesante porque a los niños les ha abierto mucho la mente ver las posibilidades que tiene la mecánica, la electrónica y la rama de la robótica, que es la que estamos impulsando en el centro, y por eso estaban muy emocionados, sobre todo en la parte práctica; intentamos despertar la vocación en la ingeniería y en la ciencia y es una gran ayuda esta iniciativa, así que agradecemos la invitación y esperamos otra futura, ya que más alumnos que se han quedado con ganas de venir”.

Los ganadores del Premio al desafío del club de robótica 2017-2018 (Bachillerato) han sido Juan Modesto Espinosa Bogas, Alejandro Manuel Fernández Carreño, Marina Sánchez Cazorla y Alberto Márquez Salido. El profesor responsable de este equipo es Fernando José de Paco Jiménez, y pertenecen al Colegio Compañía de María.

El Premio al desafío del club de robótica 2017-2018 (ESO) ha sido para Ana Barrionuevo Díaz, Paula Ruano Mayor, Jorge David Ramos Rozalén, yJavier Sánchez Ríos. Los profesores responsables de este equipo son: Julio Antonio Alonso Corral y Jorge Alcalá Guerrero, y pertenecen al Colegio Nuestra Señora de Milagro.

Los también miembros del grupo de investigación Jerónimo Ramos y Francisco José Mañas han participado directamente con los estudiantes para precisar conceptos y realidades del mundo de los robots y para impartir un curso básico de programación de robots industriales. Además, han facilitado el uso de todos ellos de un robot móvil sobre plataforma eléctrica y les han dado varios paseos con el coche eléctrico. De este modo, el Grupo Automática, Robótica y Mecatrónica sigue con su línea de transferencia iniciada allá por el año 2000: “Tenemos línea investigadora teórica e investigadora práctica, parte y parte, pero luego además hay otra línea de divulgación en la que trabajamos desde hace muchos años”. Esta explicación de José Carlos Moreno se ve apoyada por el reciente premio del Consejo Social de la UAL concedido al grupo.

Por último, ha recordado que “la primeras jornadas, hace 18 años, estaban enfocadas a los alumnos de la entonces Ingeniería en Informática, para motivarlos en el contexto de la asignatura Sistemas Robotizados, y desde entonces se han ido realizando anualmente para afianzar a los alumnos de los Grados en Ingeniería Electrónica Industrial, Ingeniería Mecánica e Ingeniería Informática, para acercarse al profesorado de instituto, y ahora a alumnos de Bachillerato y ESO. Incluso se han desarrollado cursos de formación para profesores de primaria y para los más pequeños”. El año pasado se dedicó a los drones y con ellas se logra otro fin: ”Pretendemos que no crean que la cosa está más avanzado de lo que está, que vean que  los robots son máquinas, que ellos son los que programan los robots, y que los robots hacen lo que ellos dicen, y no son seres inteligentes que van a sustituirnos en un futuro cercano, eso no va a ocurrir, sino que los vean como una herramienta que nos ayuda en nuestra vida, no lo que dicen las películas”.