Trabajo de campo del curso de musealización buscando el esplendor de la antigua Abdera

0
536

La ponencia del catedrático José Luis López Castro se realiza in situ en el propio yacimiento de la ciudad fenicia, mostrando los avances en el proyecto de investigación conjunta entre UAL, Ayuntamiento y Junta.

“Un modo diferente, más dinámico y divertido para los alumnos, que han formulado muchas preguntas sobre el terreno”. Bajo los pies de los estudiantes, una historia por excavar, la de la milenaria Abdera, protagonista en el segundo día del Curso de Verano dedicado a la ‘Musealización de las ciudades antiguas’. Su director, el catedrático José Luis López Castro, les ha facilitado todos los detalles sobre los trabajos que se vienen realizando en la zona, en el Cerro de Montecristo de Adra, rompiendo así el ritmo habitual: “Ha sido muy interesante para todos, hemos explicado el proyecto de investigación que desarrollamos allí desde la Universidad de Almería, hemos enseñado la historia del yacimiento, los restos que ahora mismo se pueden visitar, y hemos explicado el proceso de musealización en la fase en la que nos encontramos”.

Ahora mismo es “muy inicial”, pero se confía en una puesta en valor paulatina en breve: “Está la definición de proyecto y falta completar una parte de la fase de investigación arqueológica, pero toda la parte relativa espacios, de recreo, un mirador, la zona de acceso vallada, la señalización… está definida, y confiamos en que entre el otoño y el año que viene podamos terminar esa fase de investigación y acometer al mismo tiempo la fase de restauración, que va a comenzar en la zona de la ermita de San Sebastián, donde hay una serie de piletas de salazones de pescado”. Por lo tanto, “esa sería la primera parte lista par poder ser expuesta”, y al año siguiente “la zona interior de vivienda y de la muralla fenicia del Cerro de Montecristo, de la antigua Abdera”.

Es en ese enclave en el que más se está trabajando, conscientes de que hay mucho trecho aun por recorrer: “Por lo que sabemos ahora mismo, la ciudad fenicia está justo bajo el actual Cerro de Montecristo, que es un yacimiento que está notablemente alterado, pero aun conserva elementos dignos de ser investigados, protegidos y musealizados, y eso es lo que estamos haciendo”. En lo relativo a la Abdera romana se sabe menos: “Hay en esa misma zona algún resto, pero el área urbana propiamente dicha estuvo en las inmediaciones, si bien son hipótesis al no tener datos”. La trascendencia de la ciudad tanto de la época fenicia como la romana es de enorme interés, ya que tuvo una enorme importancia en el Mediterráneo por la pesca y la industria de la salazón por un lado, y por la minería del plomo por otro, dos actividades presentes en ambas etapas.

El fin será el disfrute y puesta en valor de lun legado milenario: “La idea que tememos es que los restos arqueológicos se integren dentro de un parque urbano, y que esa zona pueda ser disfrutada y vivida como parte de su cotidianidad por parte de los vecinos, como reclamo de visitantes, que podrán ver los restos arqueológicos que hay, verlos interpretados, claro, y al mismo tiempo tse podrá tomar conciencia de todo lo que falta todavía por hacer en ese yacimiento a largo plazo, ya que allí conviven todavía usos agrícolas y puede que en el futuro se vaya recuperando más espacio para incorporarlo al parque urbano arqueológico dedicado a la antigua Abdera”.

La hoja de ruta está establecida: “Sabemos lo que podemos hacer, planificar una intervención en el terreno en el que hemos trabajado y en el que tenemos un conocimiento científico notable de lo que hay en esa zona, en la que es propiedad municipal, así que planificamos a medio plazo y no a largo, porque no nos corresponde; son políticas municipales las que deben de consensuarse y aprobarse en el municipio a largo plazo”. Por ahora los alumnos del curso de Musealización sí han podido disfrutar de un día en el que han utilizado planos y pantas arqueológicas, fotografías y demás material para comprender mejor en qué consiste la historia del yacimiento, “lo más significativo, la evolución de la topografía antigua del sitio y en las diferentes intervenciones”.