Las matemáticas ayudan a tener una relación más sana con las redes sociales, mensaje de cierre del VII Indalmat

0
283

El Concurso de Resolución de Problemas Matemáticos de la Universidad de Almería cuenta con la participación de alumnos de 4º de ESO y de Bachillerato y vuelve a ser el pistoletazo de salida a la preparación de las Olimpiadas, en esta ocasión con el broche de oro de una conferencia final a cargo del conocido divulgador Eduardo Sáenz de Cabezón.

Con el título de ‘El espejismo de la mayoría’, Eduardo Sáenz de Cabezón, del Departamento de Matemáticas y Computación de la Universidad de La Rioja, ha sido el encargado de poner el punto y final a una edición más, y con esta ya van siete, del Indalmat. Muy consolidado gracias al sobresaliente respaldo de los centros de enseñanza Secundaria y Bachillerato, más en concreto a la involucración de su profesorado, el Concurso de Resolución de Problemas Matemáticos de la UAL ha vuelto a ser un éxito y ha contado con un final rotundo: “Si entiendes matemáticamente algo, lo que sea, tienes ventaja a la hora de utilizarlo o vivirlo”. Ese ha sido el fondo de la charla del reputado divulgador científico, antes de que José Céspedes, vicerrector de Planificación Estratégica y Profesorado, haya formalizado una clausura que, a su vez, es el punto de partida para las sesiones de preparación de cara a las Olimpiadas Matemáticas de la Real Sociedad Matemática Española.

Recibiendo al alumnado preuniversitario en el Paraninfo ha estado Carmelo Rodríguez, quien ha expresado su alegría por “ver a tanta gente joven entusiasmada con las matemáticas, sin miedo a los números y animada a disfrutar de ellos”. El rector de la UAL, que ha destacado el aumento de participantes y su procedencia de más de una treintena de centros educativos de toda la provincia, se ha congratulado que “el nivel es altísimo”, poniendo en valor que “no solo se premia el talento, sino también el esfuerzo y la creatividad para resolver con ingenio los problemas”. Les ha invitado a seguir “entrenando para participar en próximas pruebas y en las Olimpiadas”. Ha desvelado a los jóvenes que su especialidad es precisamente esa, las matemáticas, “una de las grandes pasiones de mi vida”, añadiendo que “al margen de eso, creedme que son una muy buena opción como salida profesional”, les ha dicho textualmente: “El futuro, cada vez más tecnológico y digitalizado, es infinito para quien se forma en esta disciplina”.

Les ha puesto en conocimiento de la puesta en marcha del doble grado en Economía y Matemáticas en la Universidad de Almería, “una formación muy atractiva que conecta las matemáticas con la empresa, lo que hace que se amplíe aún más el horizonte y, también, que se prestigie esta titulación”. Se ha mostrado “absolutamente convencido” de que esta materia es “fundamental para el desarrollo integral de las personas, nos aportan valores que garantizan solidez en los argumentos, seguridad y, sobre todo y lo más importante, confianza en uno mismo”. Ha destacado la figura del profesor Eduardo Sáenz de Cabezón, “reconocido papel como youtuber y divulgador”, al que ha agradecido su labor para “motivar a los jóvenes a que sigan descubriendo las maravillas que ofrecen las matemáticas”. Así mismo, ha felicitado a los docentes de los centros educativos por su labor motivacional y les ha dado las gracias por su “complicidad con el profesorado de esta universidad para el desarrollo del currículo de matemáticas”. A la Facultad de Ciencias Experimentales y a Enrique de Amo igualmente ha ido su mensaje de gratitud, dándoles la enhorabuena.

En cuanto a Eduardo Sáenz de Cabezón, se ha adentrado en “cómo las matemáticas están detrás de algunos fenómenos que ocurren en las redes sociales, que a veces nos extrañan, pero que tienen una explicación matemática, y sabiendo cómo funciona podemos tener una relación más sana con ellas”. En principio “no es el objetivo despertar vocaciones, porque lo principal es compartir el conocimiento y finalmente tratar de mejorar un poco la vida de las personas, pero sí es verdad que se despiertan vocaciones y que es un objetivo secundario”. Ha contado que a menudo recibe mensajes que les dicen “cómo inspiró tal charla o tal cosa, y eso es una satisfacción añadida”. El contexto es bueno, “vivimos en matemáticas una época dorada, hay mucha demanda, por supuesto por el mercado laboral, ya que los matemáticas son muy pedidos en muchas empresas y trabajos”.

Además, “al final que un tema esté en la conversación le quita dramatismo y la gente lo ve como más natural”, algo que se refleja en las aulas: “Hay una evolución de la enseñanza de las matemáticas y de otras materias; se pone mucho acento desde hace ‘un par de leyes educativas’ que tengan sentido para las personas que las están recibiendo, significando esto que la persona sienta que se le está aporta algo, que para mi vida es un crecimiento aprender esta cosa, y ese es el reto, más que sean divertidas, sino que merece la pena y me aporta algo”. Lo ha trasladado a la primera persona: “Para mí son igual de difíciles que para otra persona, porque hay cosas difíciles en matemáticas, pero cuando uno encuentra que eso tiene sentido está dispuesto a superar todas y cada una de las dificultades que hace falta, como pasa en la vida”. Bromeando, “afortunadamente hay muchas cosas en las que no hay matemáticas, pero nosotros las ponemos en casi todo”, ha dicho. En definitiva, “de forma sofisticada, son contar, medir y ordenar, así que en todo estamos contando, midiendo y haciendo órdenes, y por eso están tan cableadas en el cerebro humano y en la forma en la que nos acercamos al mundo, y por eso están detrás de toda la ciencia y de toda la tecnología”.